Sin incremento en la transmisión no puede surgir la plusvalía (IMIVTNU)

Samuel de Huerta Hernández

Director Técnico de Sepín Fiscal. Abogado

Sin entrar a valorar los daños colaterales que la denominada “burbuja inmobiliaria” ha producido, lo cierto es que los inmuebles urbanos en España, en concreto las transacciones de pisos, garajes y locales, en los últimos tiempos, sufre del desfase patente entre el precio de mercado y el valor del inmueble a efectos administrativos y que afecta, entre otros, al Impuesto Municipal sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IMIVTNU) que tratamos en las presentes líneas.

Recordamos que el IMIVTNU grava la obtención del mayor valor experimentado por los terrenos urbanos por el simple transcurso del tiempo y que se pone de manifiesto en el momento de la transmisión de su propiedad o de un derecho real.

Considerando que en la transmisión operan las reglas de la oferta y la demanda, es frecuente toparse con una sobrevaloración administrativa de inmuebles frente al valor de mercado que rigen las transmisiones, produciéndose un desfase (notable) de valores y que redundan en perjuicio del contribuyente y conlleva un conflicto de intereses entre la liquidación tributaria del vendedor (sujeto pasivo) y la que entiende la Administración como correcta.

Recordemos que la determinación de la base imponible de tributo se regula en el Real Decreto Legislativo 2/2004, de 5 de marzo, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales (LRHL), en concreto el art. 107, al fijar la base imponible del impuesto parte de la presunción de que «en toda transmisión de terrenos se produce un incremento de valor«, incremento que habrá de calcularse de forma más o menos objetiva a los efectos mediante la aplicación de unos porcentajes anuales aplicables sobre el valor catastral del suelo fijado en el momento del devengo, esto es, de la transmisión. Lo cierto es que esta presunción de la existencia de un incremento de valor en la transmisión de inmuebles en los últimos años es objeto de duda, tanto en sede administrativa como judicial.

Si nos atenemos a la LRHL, según el art. 104.1, el impuesto grava el incremento de valor que experimenten los terrenos y que se ponga de manifiesto a consecuencia de la transmisión de la propiedad de los mismos por cualquier título o por la constitución o transmisión de cualquiera de los derechos reales que cita la norma.

Por lo tanto, el incremento de valor experimentado por los terrenos de naturaleza urbana constituye un primer elemento del hecho imponible, y de manera indiscutible si nos encontramos ante una transmisión en la que no existiera tal incremento, no podría girarse el tributo municipal, ello pese al contenido de las reglas objetivas de cálculo de la cuota del impuesto legalmente contempladas, puesto que faltará un elemento esencial del hecho imponible. En consecuencia, sin incremento, no puede surgir obligación tributaria.

Conforme a lo anterior, la conclusión que se alcanza en estrictos términos legales es que la Ley no excluye la posibilidad de una ausencia objetiva de incrementos del valor y la no sujeción al impuesto.

De acuerdo con lo expuesto, un contribuyente que transmite un inmueble puede encontrarse excluido del impuesto siempre y cuando esté en posibilidad de acreditar, en forma objetiva, la inexistencia del incremento de valor de la operación. Ahora bien, la cuestión nuclear surge en la forma objetiva de acreditar la inexistencia del incremento de valor.

Si bien la propia existencia del contrato de transmisión prueba la realidad de una operación con pérdidas de valor, este documento desplegará  una eficacia que se limitará a la fase de liquidación del impuesto, por lo que se requería, en el caso de girar una liquidación correctora la Administración Local, un esfuerzo probatorio añadido. A los efectos, no es contrario a derecho ni al sistema de valoración del incremento el empleo por el contribuyente de informes periciales que acrediten la efectiva existencia de diferencias de valor entre la adquisición y la transmisión del terreno, o la acreditación por distintas formas objetivas de que el valor catastral que se emplea para liquidar por la Administrativa no corresponde a los valores de mercado en el momento de la transmisión. En estos casos en los que se acredita objetivamente la inexistencia de incremento o la existencia de disminución por la Administración, no podrá girarse el IMIVTNU, ya que no se habrá producido el hecho imponible y, en consecuencia, tendrá que considerar que no tiene lugar la obligación de tributar por el mencionado impuesto.

¿Quieres saber más sobre la plusvalía municipal? Ya disponible la 3.ª Edición de la guía práctica para su impugnación, con mención especial a los criterios jurisprudenciales de Juzgados y Tribunales Superiores de Justicia, y adaptada a la sentencia del Tribunal Supremo de 9 de julio de 2018. ¡Incluye formularios!

8 comentarios en “Sin incremento en la transmisión no puede surgir la plusvalía (IMIVTNU)

  1. En la teoría totalmente de acuerdo.

    En la práctica podría salir mas caro «el collar que el galgo», y de eso se vale la Administración.

    Al recaer la carga de la prueba sobre el administrado, seguramente, le saldrá más caro obtener el elemento probatorio objetivo que pagar la plusvalía que exija la administración.

    • Estimado José Manuel, gracias por seguir el Blog Jurídico de Sepín.
      Totalmente de acuerdo con la metáfora empleada. La ponderación de los costes de la reclamación frente el beneficio de una probable estimación condiciona en exceso las impugnaciones de las liquidaciones del Impuesto en la práctica.
      Un saludo.

  2. Hola Buenos días, estoy de acuerdo con el comentario anterior pero que decir ante la obligación de pagar este mismo impuesto ante una simple transmisión mortis causa en la que el heredero no materializa ningun ingreso en efectivo y solo percibe una propiedad que ha perdido valor.

    • Estimada Anna, gracias por seguir el Blog Jurídico de Sepín.
      Se trata de una de esas situaciones que pueden considerarse como irracionales y fuera del sentido perseguido por el legislador al establecer el Impuesto. En el caso de transmisiones mortis causa, considerando las divergencias existentes entre CCAA sobre el Impuesto de Sucesiones respecto a los beneficios aplicables, cabe la posibilidad añadida de que el tributo municipal suponga la mayor carga impositiva / económica de la operación.
      Un saludo.

  3. Cual sería el tratamiento de una liquidación por IVTNU, con motivo de una ejecución hipotecaria en la que el bien ha sido ejecutado por un valor inferior al precio de adquisición? . Podría reclamarse la anulación y/o devolución después de haber pedido un fraccionamiento .?
    Muchas gracias, es un tema muy interesante.

    • Estimada Marifran, gracias por seguir el Blog Jurídico de Sepín.
      En atención a la normativa reguladora del Impuesto (Real Decreto Legislativo 2/2004, de 5 de marzo, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales) la transmisión por subasta judicial, salvo que provenga de un procedimiento de ejecución hipotecaria o mediante Ordenanza municipal se establezca lo contrario, es un supuesto de sujeción al Impuesto por lo que procederá el abono por el transmitente. En cuanto a la cuestión planteada este es precisamente el problema que se evidencia en estas líneas, la insuficiencia a efectos prácticos del valor consignado en la formalización de la transmisión (resolución judicial en la subasta) para probar ante la Administración Local la inexistencia de incremento del valor del suelo, lo que lleva a l sujeto pasivo a añadir pruebas de valoración del suelo a su favor e incurrir en unos «costes añadidos” que en el caso de transmisiones mediante subasta judicial pueden calificarse de carácter innecesario. En consecuencia, si existe la posibilidad en su caso de acreditar esta ausencia de incremento del valor del suelo, aun fraccionamiento mediante, el procedimiento adecuado para el reintegro de lo pagado será instar la devolución de ingresos indebidos.
      Para más información puede contactar con nosotros a través de nuestra dirección de correo electrónico sac@sepin.es, en los teléfonos 902.33.88.00 // 91.352.75.51, o bien a través de la web http://www.sepin.es

  4. Respecto de este tema, hay varias cuestiones de inconstitucionalidad interpuestas por varios juzgados de Madrid y Vitoria. Albergo serias dudas sobre que haya un pronunciamiento favorable a la supresión del impuesto o, cuanto menos, a una nueva formulación en su cálculo, dado que es una de las fuentes más importantes de financiación de los municipios y que debería ser sustituida por otra alternativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.