Nuevos exámenes de conducir a partir del lunes 21 de enero de 2013

Roberto Guimerá Ferrer-Sama

Codirector de Sepín Tráfico. Abogado

A partir del lunes 21 de enero entran en funcionamiento las nuevas pruebas para la obtención del permiso de conducir, tanto para el examen teórico como para el práctico. La Disposición Final 1.ª de la Orden INT/1407/2012, de 25 de junio, modificó el Anexo I del Reglamento General de Conductores (RD 818/2009, de 8 de mayo), e incorporó al Derecho español la Directiva 2011/94/UE, de 28 de noviembre de 2011, que a su vez vino a modificar la 2006/126/CE, de 20 de diciembre de 2006, sobre el Permiso de Conducción. Su entrada en vigor tiene lugar el 19 de enero, pero al tratarse de un sábado en que no se realizan exámenes, su efectivo funcionamiento se producirá a partir del lunes siguiente, día 21 de enero. Esta adecuación a la normativa europea busca, además de su adaptación, mejorar la calidad de los exámenes, avance que a su vez debe repercutir necesariamente en la formación de los aspirantes a obtener el carné de conducir.

¿Cómo es entonces el examen de conducir a partir de la entrada en vigor de esa nueva normativa?

Por lo que atañe al EXAMEN TEÓRICO, seguirá siendo en formato de “test”, pero éste será individualizado, diferente para cada uno de los aspirantes, realizándose todos ellos íntegramente a través de ordenador con pantalla táctil. A tal efecto, la Dirección General de Tráfico ha ampliado considerablemente su base de datos disponiendo de mas de 15.500 preguntas para realizar esta prueba, que se van a modificar y ampliar constantemente –para desterrar la memorización de las respuestas-, en las que se ha mejorado la calidad de las fotografías que acompañan a las mismas y cuyos enunciados tratan de utilizar un lenguaje mas sencillo y comprensible. El alumno dispone de 30 minutos para responder 30 preguntas tipo test de forma táctil en la pantalla del ordenador, pudiendo moverse adelante o atrás de la misma, permitiéndose un máximo de tres fallos. El día siguiente del examen el alumno podrá consultar el resultado a través de Internet. Hasta que se generalice esta forma digital, los exámenes que aún se realicen en papel serán exactamente igual a lo que acabamos de describir, salvo claro está aquel aspecto informático.

Desde cualquier ordenador se pueden efectuar simulaciones de examen, con autocorrección, en la propia página web de la DGT.

Diversas Jefaturas Provinciales de Tráfico (Madrid, Barcelona, Ciudad Real, Cantabria y Valladolid) desde hace un tiempo ya vienen ofreciendo esta posibilidad, pero la previsión es que para final de 2013 todas las aulas de las demás Jefaturas Provinciales y Oficinas Locales cuenten con el soporte informático preciso a esos efectos.

Además se proyecta que en un futuro el propio alumno, desde su autoescuela, pueda elegir el día y la hora de su examen.

En cuanto al EXAMEN PRÁCTICO, se introduce un nuevo concepto, el llamado “protocolo de calidad” que pretende la mejor comprobación de que el alumno conoce el vehículo y se desenvuelve adecuadamente de forma autónoma ante el examinador, sin instrucción alguna por parte de este.

La prueba práctica queda estructurada en las siguientes etapas:

1. Recepción del aspirante e identificación. Se comienza con una breve explicación de la prueba por parte del examinador.

2. Comprobaciones previas. Antes de iniciar la prueba, se pedirá a cada aspirante que realice alguna verificación o comprobación con carácter aleatorio de una serie de elementos del vehículo: niveles, presión o dibujo de los neumáticos, funcionamiento del limpiaparabrisas, etc. tendentes a verificar que el aspirante conoce suficientemente el vehículo.

Una vez comprobado que este se encuentra debidamente acomodado en el interior del vehículo (asiento, distancia al volante y a los pedales, colocación del cinturón de seguridad, adecuación de los espejos, etc.), dará comienzo la prueba de circulación, cuya duración desde su inicio será como mínimo de 25 minutos para los permisos A1, A2, B y BTP y de 45 para los permisos (profesionales) restantes, excepto los de las clases AM y A, que no requieren prueba de circulación. La prueba podrá ser interrumpida ante casos de peligro.

3. Conducción autónoma. Se entiende por tal la realizada por el aspirante de forma independiente. Su duración será de 10 minutos; ocupará la parte inicial de la prueba de circulación. En ella, el examinador dirá al aspirante que inicie la marcha y se dirija a un determinado punto, pero sin efectuar ninguna otra indicación, todo ello a fin de comprobar cómo se desenvuelve el alumno por sí mismo con tráfico real.

4. Conducción guiada. El resto de la prueba seguirá siendo de conducción guiada con los actuales criterios de calificación. La única novedad es que, durante el tiempo de la prueba, otros 15 minutos aproximadamente, se evaluará de manera global la realización de una conducción eficiente.

5. Concluida la prueba, el examinador comunicará al alumno, en presencia de su profesor, el resultado de la misma y en su caso una breve explicación de los fallos que hubiere detectado.

Por último, otro aspecto de la reforma -también en la línea de mejora de la calidad de los exámenes- está dirigido a ampliar los requisitos para los nuevos examinadores, exigiéndoles una edad mínima de 23 años, una experiencia y una formación académica mínimas y continuas.

Sobre el papel todas estas modificaciones del examen de conducir en efecto parece que conseguirán una mayor calidad de los mismos y a la vez una mejor formación de los futuros examinandos. Habrá que esperar un tiempo para poder corroborarlo. Ojala ello se traduzca en una disminución del número de accidentes y por lo tanto de muertos y heridos en nuestras carreteras. Las estadísticas nos lo dirán.

[metaslider id=13318]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.