La cláusula rebus sic stantibus y la propuesta fallida de regulación en el Código Civil

Iciar Bertolá Navarro
Directora de Sepín Obligaciones y Contratos

En los períodos de crisis, como el actual, es necesario contar con mecanismos de flexibilización que permitan mantener o conservar los contratos. La declaración del estado de alarma plantea muchos problemas en relación con el cumplimiento de los contratos, perfilándose la cláusula rebus sic stantibus como el instrumento jurídico apropiado para resolver los múltiples conflictos económicos que se están produciendo por el impacto del COVID-19, permitiendo a las partes modificar el contrato cuando se ha producido un cambio en las circunstancias que había en el momento de su firma con la finalidad de reestablecer el equilibrio de las prestaciones de las partes sobre un principio de equidad.

Esta cláusula no se encuentra regulada en nuestro Código Civil, es de elaboración puramente jurisprudencial (en este post se analizan los requisitos exigidos para su aplicación).

La crisis sanitaria está demostrando la necesidad de dotar a esta cláusula de una regulación normativa como medida de renegociación y adaptación de los contratos a las nuevas circunstancias. En esta línea, el pasado 9 de Julio, conocimos que diferentes Grupos Políticos (Compromís, Ciudadanos y Grupo Parlamentario Plural) habían presentado enmiendas al articulado del Proyecto de Ley de medidas procesales y organizativas para hacer frente al COVID-19 en el ámbito de la Administración de Justicia (procedente del Real Decreto-ley 16/2020, de 28 de abril) en las que se proponía la modificación del art. 1258 CC con la finalidad de regular la figura emblemática de la cláusula rebus sic stantibus, como ya han hecho países europeos de nuestro entorno, de acuerdo a una moderna configuración que la dote de agilidad y funcionalidad para conseguir las finalidades perseguidas.

Con la reforma pretendida nuestro Código Civil otorgaría «carta de naturaleza», por vez primera desde su promulgación, a una figura tan relevante para nuestro sistema patrimonial, como es la cláusula rebus sic stantibus.

La cláusula rebus sic stantibus como remedio frente a los incumplimientos derivados del COVID-19

El pasado martes, 21 de Julio, se reunió la Comisión de Justicia del Congreso y finalmente la propuesta de modificación del Código Civil no ha salido adelante, sin embargo la Comisión ha otorgado al gobierno un plazo de tres meses para que presente una proposición de ley de reforma del Código Civil que, consecuentemente afectará también a la lógica articulación de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Así, el Proyecto de Ley de medidas procesales y organizativas para hacer frente al COVID-19 en el ámbito de la Administración de Justicia (procedente del Real Decreto-ley 16/2020, de 28 de abril) aprobado por la Comisión de Justicia con competencia legislativa plena el pasado 21 de Julio establece en su disposición adicional séptima que  “el Gobierno presentará a las Comisiones de Justicia del Congreso de los Diputados y del Senado, en un plazo no superior a tres meses, un análisis y estudio sobre las posibilidades y opciones legales, incluidas las existentes en derecho comparado, de incorporar en el régimen jurídico de obligaciones y contratos la regla rebus sic stantibus. El estudio incluirá los datos disponibles más significativos sobre el impacto de la crisis derivada de la COVID-19 en los contratos privados».

Esperamos que, al igual que ocurre ya en otros países de nuestro entorno, finalmente la cláusula rebus sic stantibus tenga una regulación en nuestro Código Civil y se incorpore al régimen jurídico de las obligaciones y contratos como figura moderna y vanguardista, dotándola de un marco de aplicación más funcional y práctico, plenamente normalizado con las exigencias sociales del momento, que proteja el interés general y muestre el avance del derecho, evitando la inseguridad jurídica que actualmente provoca su ausencia de regulación.

¡eBook gratis! Aplicación de la cláusula rebus sic stantibus en los arrendamientos de local

2 comentarios en “La cláusula rebus sic stantibus y la propuesta fallida de regulación en el Código Civil

  1. Así que vamos a incluir en nuestro CC una «figura moderna y vanguardista, dotándola de un marco de aplicación más funcional y práctico, plenamente normalizado con las exigencias sociales del momento». A mí eso me suena a humo de los abogados cuando no saben qué decir en la contestación a la demanda.
    Y lo que es para nota es que se justifique «evitando la inseguridad jurídica que actualmente provoca su ausencia de regulación». Lo que crea autentica inseguridad jurídica es que firmes, por ejemplo, un contrato de arrendamiento y al poco tiempo te salga el arrendatario con que no le va bien el negocio y que te quiera pagar 500 en lugar de 1000. ¿Dónde dejamos el pacta sunt servanda» conforme al cual, el contrato obliga a los contratantes y debe ser puntualmente cumplido, sin excusa ni pretexto. Un principio fundamental del CC? ¿Debemos convertir al propietario en empresario y asumir un riesgo según la caja que haga su inquilino?
    Sí, abramos la Caja de Pandora y así podemos modificar los contratos a nuestro antojo. Se acabó la visión empresarial. Demos la vuelta a la tortilla: alquilo un local y si veo que a mi arrendatario le va muy bien, pues le pido un aumento de la renta.
    Esta propuesta concuerda perfectamente con la sociedad actual: en la que no hay responsabilidad, ni se asume el riesgo de tus decisiones. Si me va mal, la culpa es del maestro armero y que otro asuma las consecuencias.

  2. Al tener la cláusula rebus sic stantibus naturaleza contractual, sin estar recogida en ningún texto sustantivo, su nueva regulación en el art. 1.258 del Código Civil podría quedarse corta e inaplicable a otros tipos de contratación (mercantil, bancaria, familia, administrativa…) que también merecen verse protegidos por dicha cláusula no sólo en la jurisprudencia sino en la nueva norma creada.
    Sugiero la idea que ésta se regule en el Título Preliminar del Código Civil, comodín válido para todo orden jurisdiccional, como ya se hizo con el fraude de ley, el abuso del derecho, el ajustar la aplicación de la norma a la realidad social, entre otras ahí recogidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.