Al pasar por el SMAC, ¿tributa una indemnización por despido pactada?

Samuel de Huerta Hernández

Director de Sepín Fiscal. Abogado

 

La Audiencia Nacional en sentencia de 3 de julio de 2019 en aplicación del artículo 7 e) de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) declara sujeta a retención las indemnizaciones percibidas en el seno de un despido acordado con los trabajadores, pese al reconocimiento por la empresa ante el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC) del carácter de improcedentes.

A los efectos de comprender la resolución, con independencia a la apreciación subjetiva de acierto o fallo en los argumentos, debe considerarse que la redacción del artículo 7 e) de la Ley del IRPF anteriormente en vigor refería a la exención de las indemnizaciones por despido cuando el contrato de trabajo se extinguía con anterioridad al acto de conciliación siendo el criterio adoptado por la Dirección General de Tributos, entre otros (consulta V1931-19, de 22 de julio de 2019; consulta V1446-19, de 17 de junio de 2019 y;  consulta V0120-19, de 18 de enero de 2019, a modo de ejemplo) que para declarar la exención de las indemnizaciones por despido se requiera un reconocimiento de la improcedencia del despido en el acto de conciliación ante el SMAC o mediante resolución judicial, con el límite cuantitativo de la indemnización exenta de 180.000 euros.

Para la Audiencia Nacional la improcedencia de los despidos en el presente no parece obedecer a una razón distinta a un pacto entre los trabajadores y la empresa, por lo que aún reconocida ésta en el acto de conciliación ante el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC) no resulta de aplicación la exención en el IRPF.

Para la Sala son varios y evidentes los indicios sobre los que acredita la existencia de un acuerdo de extinción de la relación laboral y su liquidación que conducen de forma racional y razonablemente a la conclusión de que concurrió un acuerdo extintivo de la relación laboral, lo que inexorablemente llevaría consigo la sujeción de la indemnización satisfecha al IRPF y consecuentemente una obligación para la empresa de practicar la correspondiente retención. Revelan la existencia de un acuerdo extintivo, en lugar de un despido, las pruebas siguientes:

  • La mercantil reconoce que se encuentra en una fase de reducción de costes, en concreto los salariales.
  • La edad de los trabajadores cuyos contratos fueron extinguidos se comprende entre los 62 y 68 años.
  • Los empleados despedidos aceptaron en el proceso de negociación indemnizaciones notablemente inferiores a las correspondientes a un despido improcedente.
  • Para el cálculo de las indemnizaciones no se consideró la antigüedad de los trabajadores, sino el tiempo que les restaba para alcanzar la jubilación, siendo objeto de negociación individualizada.
  • No existen cartas de despido, todos los despidos son en forma verbal.
  • Ante el SMAC todos los trabajadores, en forma individual, presentaron idéntica papeleta de conciliación redactada.
  • Todos los actos de conciliación finalizaron con avenencia y renuncia de los trabajadores a cualquier reclamación posterior.
  • Existe un despido posterior de un trabajador con un tratamiento, extinción de la relación laboral y cálculo de indemnización, distintos determinantes de un despido «no pactado».
  • Ninguno de los trabajadores impugna un despido verbal que, de forma inexorable, Juzgados y Tribunales del orden Social calificarían de improcedente.

Del conjunto de estos indicios deduce la Audiencia Nacional con naturalidad la negativa a las indemnizaciones del beneficio fiscal de la exención en el IRPF, por responder a un pacto o acuerdo entre las partes sobre extinción de la relación laboral, en la que no concurre causa de despido.

Esta decisión no se modifica por el hecho de aceptar la empresa y los trabajadores ante el SMAC el carácter improcedente de los despidospor motivos estratégicos” y la cuantía de la indemnización, en tanto el escaso rigor en la forma de efectuar los despidos (verbales, sin concreción de hecho o causa del despido) y las deficiencias en la formalización evidencian que la necesidad de un acuerdo en el SMAC obedecía únicamente al factor de obtener un beneficio fiscal de la indemnización a satisfacer.

En definitiva, acreditado un acuerdo entre empresa y empleado en un despido del que no consta causa o motivo la indemnización se sujeta al IRPF, corresponderá aplicar la retención por la empresa aunque se suscriba el correspondiente acto con avenencia y reconocimiento de la improcedencia ante el SMAC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.