La tentación de invocar la cláusula rebus sic stantibus a los contratos celebrados antes del inicio de la crisis

Alberto Torres López

Director Jurídico de Sepin. Abogado

La situación de crisis económica que vive nuestro país, ha motivado que muchos contratos que se celebraron con anterioridad al inicio de aquella, se hallen en la actualidad en un contexto totalmente distinto y con unas condiciones díficiles de cumplir. Este desequilibrio orignado por la crisis lleva a muchos letrados a recordar la aplicación de la casi olvidada cláusula rebus sic stantibus como única salida para la resolución de un contrato perjudicial para los intereses de nuestro representado.

Puede entenderse, sin ánimo de exhaustividad, por cláusula rebus sic stantibus como aquella implícita en los contratos de larga duración, para los supuestos en los que se produce una alteración sustancial de las circunstancias que no ha podido ser prevista por las partes contratantes. Lógicamente exige la concurrencia de buena fe y que la alteración de las circunstancias no sea un elmento consustancial en su ámbito de aplicación.

La tentación a invocar dicha cláusula en todos aquellos supuestos en los que nuestros clientes se ven imposibilitados de cumplir las obligaciones derivadas del contrato, es muy grande. Sin embargo, debemos tener claro el criterio totalmente restrictivo de la jurisprudencia de nuestro Tribunal Supremo a su aplicación que prácticamente la hace inviable.

Así por ejemplo, en materia de arrendamientos urbanos nuestro Tribunal Supremo en reciente Sentencia de fecha 27 de marzo de 2012 , ha rechazado categóricamente su aplicación. Argumenta la Sala que las circunstancias imprevisibles que exige esta cláusula no se producen en este tipo de contratos pues su legislación ya prevé normas de actualización de la renta.

Lo cierto es que por regla general, en los escasos supuestos en los que se reconoce su aplicación, la jurisprudencia exige «una desproporción fuera de todo cálculo«, «una alteración extraordinaria de las circunstancias que ha de haber sido totalmente imprevisible» , «una desproporción exorbitante y fuera de todo cálculo en las prestaciones convenidas«.

Que duda cabe que el principio pacta sut servanda y la propia seguridad jurídica, exigen una aplicación cautelosa de la cláusula, sin embargo no podemos más que preguntarnos si el Alto Tribunal no es excesivamente cauto, puesto que no cabe duda que en la actualidad muchos contratos han sufrido alteraciones suficientes que merecerían su aplicación.

 [metaslider id=12470]

2 comentarios en “La tentación de invocar la cláusula rebus sic stantibus a los contratos celebrados antes del inicio de la crisis

  1. La crisis y la aplicación de la rebus sic stantibus se está alegando por la Abogacía del Estado como argumento defensivo justificativo del incumplimiento de contratos por parte de la SPAVIV (Sociedad Pública del Alquiler de Vivienda) ahora desaparecida pero que celebró cientos de contratos hace unos años.

    Miles de ciudadanos en este país sufren las consecuencias de la misma (arrendatarios, titulares de hipotecas, compradores, prestatarios y fiadores) y no por ello se le exime de las obligaciones voluntariamente contraídas. Los contratos son lex privata para las partes contratantes y jamás se debe justificar ni amparar su incumplimiento, y los privilegios administrativos no deberían entrar en juego cuando nos movemos en el ámbito estrictamente privado. Comparto tu criterio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.