¿Te han derivado a mediación familiar? 7 cuestiones que tienes que saber

Gema Murciano Álvarez

Redacción Jurídica de Sepín
¿Quién decide que casos pueden derivarse a mediación?

El juez es quien tiene capacidad de decidir qué casos pueden ser derivados a mediación, al realizar una valoración inicial, conectando la mediación al proceso y favoreciendo la confianza al ser una recomendación del mismo.

El objeto de realizar una valoración judicial inicial pretende evitar derivaciones masivas que la conviertan en un mero trámite, por ello, resulta preciso dicha valoración tras la lectura tanto de la demanda, como de la contestación.

Si te han derivado a mediación, es porque tu caso tiene esperanza.

En la valoración que realiza el juez se tiene en cuenta que no se trate de un supuesto en el que existan problemas mentales graves o abuso de sustancias, ambas contrastadas, y también que no se trate de violencia de género por prohibición legal expresa. (art. 44.5 Ley Orgánica 1/2004 de 28 de diciembre de violencia de género).

En el caso de que existan dichos problemas mentales o abuso de sustancias, es necesario recordar que no basta su sola mención en los escritos, sino que es necesario que sean graves y que tengan una constancia documental.

Incluso cabe la posibilidad de que si tienen un carácter leve porque el sujeto conserva su capacidad compromiso, pueda ser posible realizar una mediación.

En caso de duda, será la persona mediadora quien decidirá finalmente si el caso es o no mediable, pues conforme al Art 22,1º Ley 5/2012, de 6 de julio, de mediación , es quien decidirá sobre si el caso es mediable o no.

No obstante, a tenor de los art 414 y 440 LEC el Letrado de la Administración de Justicia, también será competente para realizar la derivación, una vez contestada la demanda y en la citación previa a la vista.

¿Qué forma adopta la derivación a mediación?

El juez en resolución motivada acordará la derivación a una institución, o a la persona mediadora elegida por las partes y en su defecto, con quien exista convenio de colaboración o acuerdo comunicado al CGPJ.

Además de la motivación la resolución, ésta debe incluir de manera sucinta en que consiste la mediación e indicando que la información sobre que parte o partes no asistieron a la sesión no está amparada por el Principio de Confidencialidad (Art 17,1 LM), a los efectos de que el propio órgano judicial pueda valorar dicha negativa a asistir a posteriori, por lo que consideramos aconsejable informar sobre los motivos de la falta de asistencia (Art 414 de la LEC).

Junto a esta resolución, normalmente, se añadirán los trípticos del CGPJ sobre mediación.

¿Hay que solicitar la suspensión del procedimiento?

A priori no es precisa su suspensión, salvo que sea solicitada por ambas partes. No obstante, en caso de no pedirse, el Juzgado lo tendrá en cuenta a efectos de que haya un plazo suficiente para realizar las sesiones pertinentes y la celebración de la vista correspondiente.

¿Cuáles son los primeros pasos que da el servicio de mediación?

Una vez el Juzgado ha remitido la ficha de derivación con unos datos mínimos, citará, personalmente o a través de los respectivos procuradores, a sesión informativa.

En ocasiones, para ese contacto personal, el servicio de mediación podrá citar por teléfono o bien mediante envío postal.

¿Se debe acudir a la sesión informativa asistido por abogado y representado por procurador?

No existe ninguna obligación para acudir cumpliendo los requisitos de postulación y defensa, queda al arbitrio de las partes, aunque sí es aconsejable la asistencia del letrado a dicha sesión informativa.

Y al finalizar la mediación, ¿cómo afecta al procedimiento?

El servicio de mediación tiene la obligación de comunicar este hecho al juzgado y remitirle una ficha con los datos básicos, sin conculcar el principio de confidencialidad, entregando a las partes el acuerdo total o parcial.

En ese momento no deben remitirse al Juzgado los acuerdos alcanzados ni tampoco informar sobre la causa de finalización de la mediación.

SI FINALIZA CON ACUERDO PARCIAL: en el caso de haber llegado a un acuerdo solo en algunas partes del litigo, deberá ponerse de manifiesto ante el juzgado en lo que ha sido imposible hallar un consenso para reanudarse el procedimiento. En la resolución final se recogerá este acuerdo parcial.

SI FINALIZA CON ACUERDO TOTAL: en caso de una separación o divorcio, es conveniente que el acuerdo de mediación tenga forma de convenio regulador redactado por el letrado para que se presenten para su aprobación. Los jueces recabaran el cumplimiento de este requisito contemplado en la LEC.

En el caso de iniciarse un procedimiento contencioso de una separación o divorcio, y que tras acudir a mediación se llega a un acuerdo, se debe solicitar un escrito solicitando el cambio de procedimiento (Art. 770.5 LEC), a mutuo acuerdo junto con el convenio regulador y el acuerdo de mediación continuando su tramitación por dicho cauce.

Si se ha desarrollado en trámite de ejecución se dictará auto aprobando los acuerdos si no suponen una modificación sustancial de las medidas acordadas en su día, o acordándolas cautelarmente con base al art. 158.4 del CC y remitiendo a las partes al proceso de modificación a mutuo acuerdo del art. 775.2 de la LEC.

¿Cómo se incorpora al procedimiento un acuerdo de mediación?

Conviene recordar que los abogados y procuradores de las partes siguen siendo los interlocutores procesales, es decir, les corresponde utilizar los cauces previstos en el caso de acuerdos alcanzados entre ellos vía negociación ara una homologación judicial.

La forma será informando del acuerdo en la vista del juicio principal o de la comparecencia de medidas y previa ratificación.

Finalmente el Juez aprobará el acuerdo como se hace si el consenso lo alcanzan los abogados.

Cuestiones prácticas para el abogado cuando la mediación se intercala en la vía judicial

3 comentarios en “¿Te han derivado a mediación familiar? 7 cuestiones que tienes que saber

  1. El suelto o comentario, odio los anglicismos innecesarios, me parece correcto. Lo que no me lo parece es recibir un requerimiento y perentorio de Letrado de la Administración de Justicia para que comunique dirección postal y teléfono del cliente para remitirlo a mediación, mediación que parece considerar un trámite procesal cogente y generalizado. Causa una suerte de sospecha de que la mediación se utilice como vía de solución de un excesivo volumen de trabajo y consecuente atasco de los Juzgados de Familia y otros ámbitos. No lo veo muy acorde con el derecho a una tutela judicial efectiva que sólo puede satisfacerse por el Poder Judicial y tampoco que se prive a los Letrados no mediadores de buscar una solución transaccional y un mútuo acuerdo, cosa que llevamos quinquenios haciendo y primar la mediación y derivando al justiciable a profesionales que no han sido elegidos libre y voluntariamente por nuestros clientes , tal y como se está haciendo, puede resultar restrictivo de la competencia entre profesionales, que en muchos casos tienen distinta cualificación. Un Psicólogo nunca podría actuar ante un Tribunal de Justicia más que como Perito.

  2. En primer lugar queríamos agradecerle la lectura de este blog.

    A día de hoy la derivación a mediación tiene una efectividad muy desigual en todos nuestros tribunales, los hay que cuando ven opciones, la realizan sin ambages, y los hay en los que no se les ocurre esa posibilidad.

    En situaciones donde la relación interesa o debe mantenerse en el tiempo, es conveniente, no solo dar una solución jurídica, sino una solución integral. Lo que se ve en un juicio, en el que ni siquiera hay posibilidad de que hablen las partes directamente, es la punta de un conflicto mucho mayor, que si no se soluciona entra en bucle haciendo un uso irracional (algunos tribunales tildan de abuso: Juzgado de 1.ª Instancia Barcelona, n.º 52, de 26 de enero de 2015, SP/AUTRJ/803984) del sistema de justicia, que es para todos, y eso enlaza directamente con su sospecha: el excesivo volumen de trabajo y atasco en los juzgados, que puede verse favorecido por el uso de otras herramientas alternativas (o adecuadas, como la negociación, la conciliación o el arbitraje, dependiendo de los asuntos a tratar), pero como un efecto colateral. Si se soluciona en mediación, o a través de otra herramienta, no se abusa del sistema judicial, si se soluciona parcialmente, pero las relaciones ya no tienen esa tensión, se produce un uso racional del sistema judicial.

    Sobre el uso racional, la STC, Sala Pleno, de 16 de febrero de 2012 (SP/SENT/664480), tiene dicho que «la ley podrá establecer límites al ejercicio del derecho fundamental que serán constitucionalmente válidos si, respetando su contenido esencial, están dirigidos a preservar otros derechos, bienes o intereses constitucionalmente protegidos y guardan la adecuada proporcionalidad con la naturaleza del proceso y la finalidad perseguida», es decir, debe buscarse un uso adecuado del proceso judicial, y, en caso contrario, existe la posibilidad de establecer los límites oportunos para evitar un uso fraudulento. Además, hay que tener en cuenta que una sentencia en ocasiones deja mucha insatisfacción y aviva el conflicto más que resolverlo.

    Elegir cualquiera de estos procedimientos «alternativos» no supone un obstáculo que impida la utilización de la vía judicial, luego no puede atentar contra la tutela judicial efectiva. Además esta tutela se puede ver comprometida con lo que se tarde en dar una solución, una justicia tardía no es justicia, y esta semana se ha publicado la noticia de que en Galicia se están realizando señalamientos para el 2024. Estamos a 4 años de que un juez revise ese conflicto. Y en esos 4 años puede pasar de todo, porque las partes no van a dejar de darle vueltas al asunto.

    El uso de la mediación no debe privar de otros métodos adecuados de resolución de conflicto, el Letrado, como primera persona que se acerca al conflicto y acorde con nuestro código deontológico, debemos ofrecer las mejores opciones para resolverlo, pero eso no significa por sistema que haya que pasar necesariamente por mediación, no siempre prima mantener las relaciones, por ejemplo, una pareja sin hijos que se quiere divorciar, que te lesione una maceta caída de un balcón…, a veces, las relaciones no están muy dañadas y se puede dialogar con las partes, en ese caso, lo lógico es probar otras técnicas como la negociación, que como usted dice, funciona y está probada su efectividad desde que existe la profesión de abogado. Entiendo que si se va a juicio, es que previamente se ha intentado una negociación, y si no es para homologar el acuerdo, es porque no se ha logrado éste.

    En principio no veo que pueda existir competencia entre profesionales, un abogado- mediador, si actúa como abogado, no podrá hacer de mediador entre las partes, y viceversa. La única ventaja que le veo, es que se pueden aprovechar de técnicas de mediación para realizar la negociación, incluso en ocasiones para poner en su sitio al cliente, sin que se note (en muchas ocasiones, la experiencia también da esa capacidad). La forma de preguntar, de analizar lo que pasa, de hacer sentirse escuchado y apoyado, puede tener como efecto relajar las tensiones y que se muestren más proclives a un acercamiento de las partes.

    Dicho lo cual, la mediación exige la voluntariedad de las partes, y a veces, las ganas de revancha, de seguir enganchado a una persona, o de que te den la razón son tan intensas, que se boicotea todo el proceso, por eso sigue siendo necesaria la existencia de jueces, magistrados, letrados, procuradores y demás personas implicadas en la maquinaria judicial, ya que los conflictos son como las energías, no se destruyen, se trasforman. Y seguirán siendo necesarios porque el proceso requiere de un orden formal en cuanto a trámites, documentación, que sólo puede ser dotado por letrados y procuradores.

    • Gracias por su respuesta. Siempre leo los sueltos de SEPÍN y los conservo en el correo. Siempre es bueno conocer puntos de vista y todos los autoreas sintetizan y sistematizan francamente bien. Reitero gracias y envío mi mas cordial saludo. Ramiro Dulanto Lojo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.