Cláusula IRPH: El Tribunal Supremo considera que es transparente

Adela del Olmo

Directora de Sepín Mercantil

La Sentencia del Pleno del Tribunal Supremo, de 14 de diciembre de 2017, se ha pronunciado sobre la cláusula IRPH. Esta cláusula, presente todavía en muchos contratos de préstamo hipotecario, estaba siendo ampliamente debatida en múltiples procesos judiciales. En el caso resuelto por el Tribunal, la cláusula en cuestión recogía lo siguiente:

Conjunto de Entidades: Para cada uno de los períodos semestrales siguientes, el tipo de interés será el resultante de adicionar el MARGEN al tipo medio de los préstamos hipotecarios a más de tres años, para la adquisición de vivienda libre, concedidos por el conjunto de entidades de crédito definido por la Circular 5/94 del Banco de España de 22-7-94 que se publica en el B.O.E. de 3-8-94.

MARGEN, es el porcentaje a añadir al tipo determinado de acuerdo con el apartado anterior. EL MARGEN será cero coma cincuenta (0,50) puntos”.

El Tribunal Supremo considera que la cláusula que establece el tipo remuneratorio del préstamo hipotecario será una condición general de la contratación, si no ha sido negociada y concurren en ella los requisitos que las definen:

  1. Contractualidad: se trata de “cláusulas contractuales” y su inserción en el contrato no deriva del acatamiento de una norma imperativa que imponga su inclusión.
  2. Predisposición: la cláusula ha de estar prerredactada, siendo irrelevante que lo haya sido por el propio empresario o por terceros, por lo que no es fruto del consenso alcanzado después de una fase de tratos previos. En particular, en el caso de los contratos de adhesión.
  3. Imposición: su incorporación al contrato debe ser impuesta por una de las partes. Aunque la norma no lo exige de forma expresa, dada su vocación de generalidad, debe ser impuesta por un empresario, de tal forma que el bien o servicio sobre el que versa el contrato no pueda obtenerse más que mediante el acatamiento a la inclusión en el mismo de la cláusula.
  4. Generalidad: las cláusulas deben estar incorporadas a una pluralidad de contratos o estar destinadas a tal fin, ya que se trata de modelos de declaraciones negociales que tienen la finalidad de disciplinar uniformemente los contratos que van a realizarse.

Al no constar ni probarse negociación alguna entre Kutxabank y el prestatario y tratarse de una cláusula prerredactada, inserta en múltiples contratos de la entidad e impuesta, la cláusula IRPH es una condición general de la contratación. Este tipo de clausulado que caracteriza a los contratos de adhesión ha de ser en objeto de un exigente control de transparencia cuando es un consumidor quien suscribe el contrato.

El Tribunal determina que el índice IRPH está legalmente previsto y que, por tanto, el control de transparencia de la cláusula que lo prevé no puede incluir un control sobre su normativa reguladora, puesto que tanto la Ley de Condiciones Generales de Contratación (LCGC) como la Directiva 93/13, de protección de los consumidores, excluyen de su ámbito de aplicación las condiciones generales que reflejen disposiciones legales o administrativas.

La Sentencia considera la cláusula gramaticalmente clara y correctamente escrita y pasa a continuación a analizar si cumple los estándares de transparencia. En este punto, considera que el consumidor pudo advertir la importancia de su contenido tanto desde el punto de vista económico como jurídico y que, además, no podía resultarle extraña al ser un índice consistente en una media de los índices hipotecarios de todas las entidades que actúan en España y ser conocido. También considera que era sencillo para un consumidor medio, mínimamente informado, conocer los distintos tipos que suelen utilizarse en las cláusulas de interés remuneratorio que prevén los préstamos hipotecarios.

Del mismo modo, considera que no era exigible a la entidad bancaria que informara previamente de los principales tipos de interés que se utilizan en el mercado hipotecario ni tampoco que diera a elegir al prestatario entre el índice IRPH y el euríbor.

Sobre el argumento de que estadísticamente son más caros los préstamos hipotecarios referenciados al IRPH, el Tribunal considera que el razonamiento no es válido porque se hace retrospectivamente y porque habría de comprobarse durante toda la vida del préstamo, en este caso 35 años. Además, se olvida la importancia del diferencial pactado y el hecho de que cuando se prevé como tipo el euríbor no siempre se acompaña de diferenciales más reducidos.

La sentencia incluye el Voto particular de los Magistrados Francisco Javier Orduña y Francisco Javier Arroyo Fiestas en sentido contrario al parecer de la Sala.

Los magistrados consideran, y para ello aportan la fórmula de aplicación del tipo IRPH, que es un índice claramente complejo para ser comprendido por el prestatario y que ello le privaba de la posibilidad de comprender su trascendencia económica y la repercusión que tendría a lo largo de la vida del contrato.

Por ello, aprecian una clara falta de transparencia que conlleva que la cláusula no supere este control y sea por ello abusiva y nula.

¿Es válida la cláusula IRPH? A pesar de que en la sentencia aquí analizada el Tribunal Supremo la considera transparente, diferentes Audiencias Provinciales, posteriormente, se están pronunciando en sentido contrario. En esta guía práctica podréis encontrar la jurisprudencia más actual, doctrina, consultas y un formulario de demanda de nulidad de cláusula IRPH:

One thought on “Cláusula IRPH: El Tribunal Supremo considera que es transparente

  1. Dice la STS: “la mera referencia a un tipo o índice oficial no supone falta de transparencia”. Analicemos qué significa la palabra “mero” y el significado de la “doble negación” que pueden inducir al error que siempre generan las dobles negaciones.
    La doble negativa “no suponer falta” no se puede confundirse con “significar existencia”. «Mero” significa “insignificante, sin importancia” ; también “puro, simple y que no tiene mezcla de otra cosa” que si viene al caso sería para decir que «no hubo más información» que el tipo o índice: es «oficial» pero no que sea «transparente» ni que «no sea abusivo», La Directiva lo presume pero lo presumido vale «salvo prueba en contra»
    La “mera referencia”, es decir, la “insignificante referencia” o “referencia sin importancia” desvaloriza esa información; por eso no dice la STS que “garantiza que haya transparencia”; porque no la garantiza.
    La doble negación,¡ es una redacción siempre confusa. Este circumloquio “no supone falta de transparencia” significa que hay esa “mera referencia” que no permite afirmar que haya transparencia. Si bastara la expresión sería: “la mera referencia a un tipo o índice oficial basta para garantizar la existencia de transparencia”, pero el TS se cuidó mucho de no afirmar eso; porque sabe que no sería cierto.
    Aportar esa referencia “insignificante o mínima”, que eso significa “mera”, no basta pues para garantizar la falta de transparencia; eso significa que existiendo esa “mera información” puede haber o no transparencia.
    Esa “mera referencia” es, pues, condición necesaria pero no suficiente porque el concepto de transferencia excede en mucho el de “la mera referencia a un tipo o índice oficial”.
    Además la expresión “no resulta necesario someter a las disposiciones de la presente Directiva las cláusulas que reflejan las disposiciones legales o reglamentarias imperativas …” significa que no es «obligado» o «necesario” por haber una «presunción de no abusividad», pero si hay indicios de abusividad, lo presuntamente «innecesario» ¡pero jamás prohibido!, se convierte en «imprescindible». El objetivo de la Directiva es proteger al ciudadano de las cláusulas abusivas, al margen de quien las establece o apruebe sino en lo abusivo de la naturaleza de la cláusula. Lo contrario equivaldría a admitir que la Directiva admite las cláusulas abusivas cuando las impone o autoriza el Gobierno. Lo irracional de esta hipótesis excusa demostrarlo. Equivaldría a permitir la discriminación en la protección de los ciudadanos según que su gobierno fuera de incompetentes, no se dan cuenta de que la cláusula es abusiva, o corruptos, saben que es abusiva, y la aprueban para que se abuse de los ciudadanos, respecto a los que tienen gobiernos competentes y no corruptos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.