El fin de la oposición “sucinta” en el monitorio o adiós al “no debo”

Comparte en tus redes
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn247Share on Google+6Email this to someonePrint this page

Miguel Guerra Pérez

Director de Sepín Proceso Civil. Abogado

La Ley 42/2015, de 5 de octubre, de Reforma de la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil (SP/LEG/18525), en vigor desde el 7 de octubre, ha puesto punto final a uno de los temas que desde el año 2000 venía generando discrepancias interpretativas y que consistía en la forma correcta de redacción del escrito de oposición al monitorio, o el problema de la denominada “oposición sucinta”.

Efectivamente, disponía el Artículo 815:

“1. Si los documentos aportados con la petición fueran de los previstos en el apartado 2 del artículo 812 o constituyeren un principio de prueba del derecho del peticionario, confirmado por lo que se exponga en aquélla, el Secretario judicial requerirá al deudor para que, en el plazo de veinte días, pague al peticionario, acreditándolo ante el Tribunal, o comparezca ante éste y alegue sucintamente, en escrito de oposición, las razones por las que, a su entender, no debe…”

Esta expresión, empleada por el legislador en el año 2000, seguramente obedecía a la intención de simplificar el monitorio, caracterizado por ser un procedimiento poco formalista tanto en la petición como en la oposición y sobre todo a la vista de que la oposición devendría necesariamente en la transformación en declarativo. Ello llevó a entender que ya habría tiempo en el verbal u ordinario consecutivo para exponer con detalle y discutir los distintos motivos de oposición y la procedencia de la deuda reclamada.

En la práctica forense se generalizó por muchos Letrados la elaboración de escritos de oposición en los que nos limitábamos a negar la existencia de la deuda, el famoso “no debo”– y hablo en primera persona porque yo también he utilizado esta fórmula- sin exponer los concretos motivos de oposición a la reclamación ni mucho menos relatar los hechos y fundamentos jurídicos impeditivos, extintivos y excluyentes. A ello se añadía que tampoco se aportaba la documental en que se basaba nuestra oposición. Se trataba, aprovechando la limitada exigencia de la Ley de no dar pistas al acreedor para sorprenderlo en la vista posterior.

Ahora bien, ¿era esta práctica correcta?,¿no revelaba cierta “mala fe” procesal? El problema se agudizaba en el verbal, ya que después de esta oposición escueta y brevísima, en la redacción inicial del art. 818, nos citaban a vista y después de las sucesivas Reformas del precepto se archivaba el monitorio y se incoaba un verbal donde igualmente podíamos sorprender al acreedor con toda una batería de argumentos defensivos que “astutamente” habíamos ocultado hasta ese momento.

El problema ya lo expuse en mi post ¿Basta con decir “no debo” como causa de oposición en el monitorio?  e igualmente lo habíamos tratado en Sepín desde que entró en vigor la LEC 1/2000 mediante una Encuesta JurídicaJurisprudencia al Detalle sobre el monitorio y múltiples comentarios, pero la polémica seguía abierta en los Tribunales donde dos eran las tesis: los que sostenían que precluía para el deudor el intento de alegar en la vista argumentos no invocados con anterioridad en el escrito de oposición, y los que entendían que ello no era así.

Confieso que yo mismo evolucioné en mi interpretación y que después de sostener encarecidamente que ello era contrario a la buena fe procesal había un contra argumento al que sinceramente nunca tuve respuesta: ¿por qué habría indefensión en el verbal que deriva del monitorio y no en el verbal general donde igualmente la parte demandada contestaba en la vista? Realmente la indefensión se producía en los dos.

Pues bien, la Reforma del art. 815 por la Ley 42/2015, pretende solventar esta polémica y señala:

“1. Si los documentos aportados con la petición fueran de los previstos en el apartado 2 del artículo 812 o constituyeren un principio de prueba del derecho del peticionario, confirmado por lo que se exponga en aquella, el secretario judicial requerirá al deudor para que, en el plazo de veinte días, pague al peticionario, acreditándolo ante el tribunal, o comparezca ante éste y alegue de forma fundada y motivada, en escrito de oposición, las razones por las que, a su entender, no debe…”

Ello supone, como determina la DT segunda de la Ley 42/2015, que los procesos monitorios que se hayan iniciado con posterioridad a la entrada en vigor de la Ley, esto es se hallan registrado después del 7-10-2015 se les deberá exigir que la oposición sea motivada, razonada, y yo añado exhaustiva, pues entiendo que ahora sí, precluiría cualquier posibilidad de intentar en la contestación a la demanda –si se transforma en ordinario- o en la vista – si se reconduce a verbal- añadir nuevos motivos de oposición que no se hubieran expuesto con anterioridad.

Aunque no sea objeto del post, también hay que recordar que en el escrito de oposición se debe solicitar igualmente si se considera o no necesaria la celebración de vista cuando por cuantía (inferior a 6000) se reconducirá a verbal.

Parece pues que el legislador se ha inclinado por la interpretación que seguían mayoritariamente los Tribunales españoles.

Sin embargo, es curiosa la situación que estamos viviendo en bastantes verbales consecuencia de monitorios. En muchos monitorios cuya oposición era sucinta porque se interpusieron con anterioridad al día 7 de octubre de 2015, y que se reconvierten a verbal con posterioridad a dicha fecha, se está aplicando la nueva regulación del verbal y se abre al peticionario la presentación del nuevo escrito de impugnación del monitorio, aplicando la DT Primera de la Ley 42/2015.

Es decir, lo que hacen muchos Juzgados es abrir el nuevo cauce dando plazo al acreedor para que presente el nuevo escrito de impugnación regulado en el art. 818.

Así nos encontramos con un escrito donde el acreedor vuelve a exponer todos los motivos que fundamentan su reclamación, frente a la oposición breve y sucinta que se hizo antes por el deudor y se corre el riesgo de que a éste, en la vista, no se le deje hablar o desarrollar con detalle su oposición. Todo esto puede hacer que la oposición sucinta en relación con el nuevo desarrollo de la vista pueda resultar insuficiente para sus argumentos defensivos.

Este “mix” de regulaciones y la aplicación conjunta de la antigua  regulación de la oposición, con la nueva normativa de la contestación y vista de los juicios verbales que han introducido las transitorias primera y segunda de la Ley 42/2015, a veces hace que el deudor que hizo su oposición de forma sucinta se vea en clara inferioridad.

Así, lo que antes podía ser una ventaja ahora es un inconveniente, pero en cualquier caso podemos decir “adiós no debo adiós“.

Comparte en tus redes
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn247Share on Google+6Email this to someonePrint this page

12 comentarios en “El fin de la oposición “sucinta” en el monitorio o adiós al “no debo”

  1. En materia procesal también se agradeceria una regulación pensada con serenidad, unificando plazos, criterios y sistematización de los procedimientos. Ganaría el justiciable, los abogados y, la Administración de Justicia. La seguridad jurídica también crea empleo.

    • Estos días tenemos el ejemplo de LEXNET. ¿Digitalización necesaria? sin duda pero ¿por qué la informática de Hacienda funciona y la informática judicial no? La solución no siempre pasa por la legislación sino por la posible y efectiva implantación.

  2. El problema lo veo en que en reclamaciones inferiores a 2000 €, que no necesita abogado ni procurador, no hay condena en costas, con lo que el deudor de mala fe que se acostumbre a pagar solo cuando le demanden, convierte el cobro del acreedor en un calvario.
    Y no basta, ni le compensa el tener que abonar una pequeña cantidad por intereses. Si no hay condena en costas debería haber al menos, un incremento del montante de la deuda, de un 20 o un 30%. Creo que el no pagar siempre debe de ser más gravoso para el deudor, o nunca evitaremos ni disminuiremos el colapso de los juzgados.

    Entiendo que esa medida es más justa que la de no poder recurrir en Apelación en juicios verbales de cuantía inferior a 3.000 €. según el Art. 455 LEC; pues si entre un 15 o un 20% de apelaciones se estimaba el recurso de apelación, estamos consagrando y legalizando ese % de errores solo por razones de evitar la carga judicial. La justicia no radica en la cuantía del procedimiento, sino en el sentimiento de justicia del que se cree en posesión de la verdad. No solo se acude al juzgado por dinero, sino más bien, la mayor parte de las veces por amor propio.

    • Gracias por tu comentario
      Yo creo que fui de los pocos que ya en el año 2000 señalé que la no condena en costas en el monitorio en los casos de pago podía resultar tremendamente injusto e incluso propusimos la aplicación del art. 32 cuando el acreedor vivia en partido judicial distinto o, ante el silencio legal, la aplicación analógica del art. 395 referente al allanamiento cuando el monitorio ha venido procedido de un burofax o algún tipo de requerimiento. Pero nos quedamos solo

  3. Buenos días:
    Una vez presentada la oposición y su correspondiente impugnación al monitorio, ¿no procedería, de acuerdo con la nueva regulación del verbal, que se diera plazo al demandado por 10 días para contestar la demanda por escrito?
    Estoy llevando un caso en el que me citan directamente para la vista oral sin efectuar ese trámite y me comenta la funcionaria que habiendo impugnación se cita a la vista oral directamente.

    • La solución indicada por el Juzgado es correcta. Tal y como dispone el art. 818 en la redacción dada por la Ley 42/2015 una vez presentada la antigua oposición que ahora debe ser razonada y fundada se dará plazo al acreedor para presentar impugnación y a la vista de si alguna de las partes ha pedido vista o incluso si no habiéndola pedido nadie el Juzgador la estima necesaria se procede a la citación a vista pero no hay una nueva contestación escrita como se indica.

    • Buenos días María. Estoy en el mismo caso.
      Veo correcta la cita para la vista, pero además entiendo que hay un plazo de 10 días para que conteste el demandado, según la nueva redacción del 438 (y también para interponer una reconvención, pues la oposición al monitorio no es el momento adecuado para interponer ésta).
      Sin embargo por decreto no me admiten esta contestación, y he recurrido en reposición, con lo que estoy a la espera de ver como responden al interpretar el plazo de 10 días que da al demandado la nueva redacción del art. 438.1. Al sorprenderme el contenido de este decreto he telefoneado al juzgado comentando la nueva redacción del 438, y me han respondido (telefónicamente) que NO SE HAN DADO CUENTA DE LA RECONVENCIÓN en el escrito y que resolverán en reposición. Estoy a la espera. ?Como quedó tu asunto?
      Un saludo.

      • Hola Emilio.
        Al final no presenté recurso, porque la funcionaria del Juzgado me indicó que había hablado con el Letrado de la Administración de Justicia sobre mis dudas y que iban a mantenerse en sus trece. No me dieron mucho margen, así que decidí tragar. Ya se celebró la vista y salió la sentencia favorable para mi cliente, así que acabó bien la cosa. Ya me dirás como resuelven tu recurso, a ver si hay suerte!
        Saludos.

        • Hola María.
          No me sorprendería que no admitieran el recurso, …y a ver que dicen de la reconvención que hay en el mismo escrito. No le veo mucho sentido al hecho de que una vez abierto el juicio oral tras el monitorio, no apliquen directamente el 438 y se acabó, sino que empiezan a hacer cábalas sobre si la oposición al monitorio sirve o no sirve como escrito de contestación a la demanda, ahora que ésta ya no ha de ser “sucinta”.
          Te avisaré de como resuelvan en el juzgado, aunque creo que de momento cada juzgado va a decidir a su albedrío.
          Un saludo, Emilio.

  4. Buenos días,

    Señalas que: “con posterioridad a la entrada en vigor de la Ley, esto es se hayan registrado después del 7-10-2015 se les deberá exigir que la oposición sea motivada, razonada, y yo añado exhaustiva, pues entiendo que ahora sí, precluiría cualquier posibilidad de intentar en la contestación a la demanda –si se transforma en ordinario- o en la vista – si se reconduce a verbal- añadir nuevos motivos de oposición que no se hubieran expuesto con anterioridad”.

    En un procedimiento monitorio, que se convierte en ordinario por razón de la cuantía, en la demanda de juicio ordinario, y ante el escrito de oposición muy escueto del demandado, que se limita a decir: negamos que se adeude cantidad alguna, ¿Puedo pedir que se le tenga por no opuesto y se proceda a la ejecución y subsidiariamente en el supuesto de que no me lo admitan pasar a interponer la demanda de juicio ordinario?

    Gracias

  5. Buenos días,
    Felicidades por el Blog

    Interpuse un monitorio en febrero de este año, la oposición del demandado ha sido breve y sin motivación alguna. Ha derivado en un ordinario por razón de la cuantía, ¿Puedo pedir en la demanda de juicio ordinario, que se le tenga por no opuesto y se despache ejecución y subsidiariamente en el supuesto de que no se me estime, interpongo la demanda de juicio ordinario?

    gracias

  6. Buenos días. ¿Tenéis sentencias sobre este tema aun que sean de juzgados de 1ª Instancia? Imagino que aún no habrá jurisprudencia de AP. Me interesa sobre todo como este el tema en Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *