Los problemas de la carta de invitación a un extranjero

Gema Murciano Álvarez

Documentación Jurídica de Sepín. Mediadora familiar. Abogado

En primer lugar, somos conscientes de que, con tantos blogs en la red, el que está leyendo puede parecerle irrelevante, pero inaugurar este constituye una ilusión y además un honor, no solo por la confianza depositada en nosotros por parte de SEPIN, sino por el apoyo brindado. Además nos gustaría que este espacio se convirtiera en un medio de comunicación entre profesionales mediante el cual se pudieran compartir las novedades más relevantes dentro del Derecho de extranjería.

Comenzamos por tanto con una noticia que nos ha llamado la atención, tanto en medios digitales, como en las remisiones que realizan los Colegios de Abogados, en relación con las famosas cartas de invitación, uno de los medios que la normativa articula como justificativo del objeto y condiciones de estancia en nuestro país, en un intento de homogeneizar criterios de trámite de dicho documento.

El art. 8.2 del RD 557/2011, de 20 de abril , establece en su apartado dos en relación con la justificación del motivo y condiciones de la entrada y estancia, que “para los viajes de carácter turístico o privado” se presentará alternativamente: “Documento justificativo de la existencia de lugar de hospedaje a disposición del extranjero: bien emitido por el establecimiento de hospedaje o bien consistente en carta de invitación de un particular, expedida en los términos fijados mediante Orden del titular del Ministerio de la Presidencia, a propuesta conjunta de los titulares de los Ministerios de Asuntos Exteriores y de Cooperación, del Interior y de Trabajo e Inmigración, cuyo contenido habrá de responder exclusivamente a que quede constancia de la existencia de hospedaje cierto a disposición del extranjero.

En ningún caso, la carta de invitación suplirá la acreditación por el extranjero de los demás requisitos exigidos para la entrada”.

Sin embargo, dada la disparidad existente entre las distintas unidades policiales de extranjería en relación con los documentos a solicitar y de las numerosas instrucciones con la finalidad de impartir los criterios de tramitación, nace la Instrucción 4/2012 de la Dirección General de Policía estableciendo criterios para la aplicación de la OP/1283/2007, de 10 de mayo, de la que, como ya hemos indicado, se han hecho eco numerosos medios informativos.

Obviamente, la proliferación de invitaciones realizadas por particulares, tanto las que efectúan los nacionales españoles como los extranjeros residentes en España, requiere ser objeto de un control efectivo, no solo respecto de la declaración del particular invitante, sino también de la propia carta de invitación, mediante la confección de un documento específico, establecido al efecto, que reúna determinadas medidas de seguridad que impidan su clasificación o el uso fraudulento del mismo, en formato similar al que determinados Estados miembros de la Unión Europea ya tienen implantado.

Esta Instrucción nos recuerda que la carta de invitación solo justifica el hospedaje, como ya establece el vigente Reglamento de Extranjería, y, por tanto, no puede ser sustitutivo de ningún otro requisito o documentos establecidos para la entrada en España.

Pero, además, la Instrucción indica que la presentación de este documento requiere que la persona invitante acredite la disponibilidad de la vivienda para dicho hospedaje, estableciendo un numerus apertus en la lista que justifique tal disponibilidad: mediante una escritura pública del título de propiedad, un contrato de arrendamiento o cualquier otro documento análogo que atribuya esa disponibilidad.

Como novedad, establece que no se exigirá al solicitante que aporte ningún documento en relación con la identidad del invitado (hasta ahora se solicitaba copia del pasaporte), teniéndola por válida y cierta, conforme a los datos que el invitante o solicitante consigne en la solicitud.  Y esto es así porque la aplicación informática que registrará estos datos permitirá una comprobación cuando el invitado se acerque al puesto fronterizo.

Además, tampoco se exigirá un documento que avale  el vínculo con el invitado.

Todo esto nos llama la atención porque resulta, cuanto menos, curioso que estos criterios, de indudable interés para el administrado, se homogenicen mediante una Instrucción de la Policía de difusión restringida y cuya publicidad no está al alcance de todos y que, como la propia Instrucción señala, sirven para dirimir las disfunciones que persisten, por lo que habrá que estar pendiente de cómo afectan estos “retoques” a los principios consagrados de Seguridad Jurídica, Igualdad y Tutela Judicial Efectiva.

[metaslider id=12399]

5 comentarios en “Los problemas de la carta de invitación a un extranjero

  1. Hola. Tengo carta de invitación para venir a a Europa (italia) y la persona que me invitó me dio un boleto de avión a Ibiza y no se reporta. Me he quedado solo y sin dinero que debo hacer el tiene alguna responsabilidad ?

    • Estimado Edison:

      En primer lugar, le agradecemos la lectura de este blog, del que le indicamos que es meramente informativo, no obstante, conviene tener presente que la carta de invitación solo justifica el hospedaje, por lo que la responsabilidad del invitador (o invitante) reside en facilitar un alojamiento al invitado.

      Desconocemos la regulación de la carta de invitación en Italia, aunque puede ser muy similar a la establecida en España. En este caso, entre las otras obligaciones que genera la solicitud y emisión de esa carta de invitación, figura la responsabilidad del regreso al país de procedencia o tránsito hacia un Estado tercero en el que su admisión esté garantizada, de forma que en ningún caso pueda representar una carga pública, y de que no trabaje en España.

      Dado que la carta de invitación es un documento temporal que sólo nos permite permanecer en España durante el tiempo por el que nos han invitado y con el máximo de 90 días, la permanencia en España constituye un incumplimiento del compromiso de retorno, pasando el extranjero a estar en situación irregular, lo que implica que, teniendo en cuenta la actual jurisprudencia europea, se sancionará con una orden de expulsión, con la consiguiente prohibición de entrada y, a su vez, se generarán consecuencias jurídicas para el invitador, al considerarse una sanción grave de la Ley de Extranjería.

      Al invitador se le informa de estos dos aspectos cuando solicita una carta de invitación:

      1. El Código Penal tipifica como delito, en su artículo 318. bis: “el que directa o indirectamente, promueva, favorezca o facilite el tráfico ilegal o la inmigración clandestina de personas desde, en tránsito o con destino a España, será castigado con la pena de cuatro a ocho años de prisión”.

      2. La Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social, considera infracción muy grave: “inducir, promover, favorecer o facilitar con ánimo de lucro, individualmente o formando parte de una organización, la inmigración clandestina de personas en tránsito o con destino al territorio español o su permanencia en el mismo, siempre que no constituya delito”.

      Respecto del primer apartado, somos de la opinión que el artículo 318 bis CP no es aplicable al caso de una carta de invitación, ya que no hay “tráfico ilegal” de personas ni “inmigración clandestina”. La sanción penal está dirigida a personas que se dedican, con ánimo de lucro, a introducir extranjeros ilegalmente al país.

      Tampoco entendemos procedente la aplicación de la sanción si el invitado deviene en situación irregular, teniendo en cuenta que ya no “sigue a cargo” del que invita, por ejemplo, si ya no continúa residiendo en su vivienda.

      Reciba un cordial saludo.

  2. Buenas tardes.
    He solicitado a la Policía Nacional, y me ha sido concedida, una carta de invitación para extranjeros destinada a un amigo al que estoy invitando a passar unos días en mi casa.
    El caso es que la carta se ha hecho manifestando como fechas entre el 10 y el 31 de julio.
    No obstante, por circunstancias laborales de mi amigo, hemos decidido que es mejor posponer su viaje para el mes de septiembre (entre el 8 y el 22 más o menos).
    La carta dice que es válida por nueve meses desde al día siguiente al de su emisión (esto nos lleva hasta el próximo diciembre).
    Mi pregunta es: esta carta ya emitida sería válida para obtener un visado para viajar en septiembre aunque las fechas de la carta sean de julio?
    Muchas gracias.

  3. Buenos días,

    Le informo de mi pregunta. Pertenezco a una empresa que tiene una convención en 1 mes en Rusia, desde el consulado nos han pedido una carta de invitación argumentando el motivo de nuestro viaje. La sede de nuestra empresa en Rusia ha enviado una carta al consulado explicando el motivo por el que nuestro representante en España va a volar a Rusia. Me preguntaba sobre las consecuencias jurídicas que tiene esa carta. Por ejemplo, imaginemos que el supuesto que nuestro representante viaja a Rusia y no acude a esa convención ¿la sede en Rusia tendría alguna consecuencia? gracias de antemano

  4. Una pregunta ahora con lo del coronavirus a mi madre le cancelaron el vuelo por lo del virus y se lo pospusieron para otra fecha y viajaba con carta de invitación A España pero el tiempo de la carta y el de el vuelo ahora no coinciden y no se si debo pedir otra carta o esa sola le servirá o que debo hacer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.