Sentencia con condena en costas, ¿sabes sus efectos tributarios?

Comparte en tus redes
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn337Share on Google+6Email this to someonePrint this page

Samuel de Huerta Hernández

Director de Sepín Fiscal. Abogado

Son tiempos en los que la Justicia y las noticias de decisiones adoptadas por los Juzgados y Tribunales –no únicamente en el ámbito penal- se han convertido en un fenómeno social y  son portada de periódicos diarios y de apertura del “parte” en la televisión.

Conocemos el resultado de las demandas de solicitud de nulidad de cláusulas suelo, de devolución de las inversiones en acciones preferentes o de reclamaciones relacionadas con el derecho inmobiliario, entre otras, así como los efectos de una sentencia estimatoria o desestimatoria en nuestras pretensiones, pero, ante un pronunciamiento de condena en costas procesales, ¿sabemos cuál es su tratamiento fiscal?

  • En el IRPF

Del condenado al pago de las costas procesales

El pago derivado de un procedimiento judicial en el que se condena al abono de las costas procesales comporta necesariamente una alteración en la composición del patrimonio del condenado a su abono, lo que se traduce en una pérdida o quebranto patrimonial que no puede considerarse como debido al consumo. Sobre esta fundamentación y la actual normativa del IRPF, el pago de las costas procesales comportará una pérdida patrimonial que hay que computar en el período impositivo en que adquiera firmeza la sentencia condenatoria.

Del beneficiario de la condena

Ser beneficiario de una condena en costas por la parte contraria conlleva el pago de los honorarios del abogado y procurador, es decir, la restitución de los gastos de defensa y de representación en los que hubiere incurrido la parte vencedora en el juicio. Su percepción supone que, en su patrimonio personal, deberá de incorporarse un crédito a su favor o de dinero, lo que a efectos del IRPF deberá de constituir una ganancia patrimonial que no se ve amparada por la exención regulada para las indemnizaciones, al no adquirir esta condición. En consecuencia, para su receptor, en su declaración, deberá consignar una ganancia patrimonial en los términos expuestos en la normativa del IRPF.

En la tributación de letrados y procuradores en los procedimientos judiciales

La condena en costas judiciales se establece como el reconocimiento de un crédito a favor de la parte vencedora, reparador de los gastos de representación y de defensa en los que hubiera de incurrir en un procedimiento judicial, no perteneciente en su disposición a quien ostenta la representación o la asistencia en juicio –letrados o procuradores-, por lo que, a los efectos de su tributación, únicamente podrá constituir un ingreso en los términos expuestos para la parte vencedora y una pérdida para la parte vencida, sin mayor consecuencia en la tributación de los representantes legales del procedimiento.

  • En el IVA

Facturación de la parte vencedora

Calificadas las costas procesales como de naturaleza reparadora de los gastos en los que incurre la parte vencedora, no procederá repercusión alguna del IVA de la parte ganadora a la perdedora, ya que no hay operación sujeta al mismo que sustente dicha repercusión. Igualmente, no procederá la expedición de factura, únicamente a los efectos de la percepción y abono de las costas procesales y sin perjuicio de la  expedición de cualquier otro documento justificativo de su abono o cobro. Los letrados y procuradores vendrán obligados a repercutir el IVA sobre la persona para quien se realiza la operación gravada, que no es otra que, en virtud de la condena en costas, la que obtiene el reintegro de lo abonado de quien resulta vencido en el proceso. A los efectos de la facturación será el destinatario de las operaciones aquel para quien el profesional realiza la prestación de servicios gravada por el impuesto y que, en ningún caso, será el obligado al pago de las costas, puesto que dichos servicios profesionales no se le prestaron al mismo, sino a la parte ganadora.

Por consiguiente, los letrados y procuradores deberán presentar factura por sus servicios a la persona destinataria de los mismos, que, necesariamente en la condena en costas, debe interpretarse como la ganadora del pleito.

Facturación de la condenada al pago

La persona condenada al pago de las costas en un procedimiento judicial deberá hacer frente al pago del importe que se determine por el Juez en el procedimiento de tasación de costas, lo que incluye, en su caso, el importe del IVA que gravó las prestaciones de servicios de asistencia jurídica a la parte ganadora. La condenada en costas, al no ser destinataria de los servicios profesionales, no tendrá derecho a recuperar las cuotas devengadas por la prestación de los mismos ni a obtener factura a su nombre.

  • Declaración anual de operaciones con terceras personas

En atención a lo expuesto, considerando que la condena al abono de las costas procesales obedece a una reparación de los costes en los que se incurre en un procedimiento judicial no sujeta al IVA y que su perceptor no se encuentra entre los obligados a expedir factura, procede determinar que no existe obligación a la declaración de operaciones con terceras personas por su importe.

Comparte en tus redes
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn337Share on Google+6Email this to someonePrint this page

35 comentarios en “Sentencia con condena en costas, ¿sabes sus efectos tributarios?

  1. Buenos días:

    No soy experto en fiscal pero discrepo respecto a lo que se indica:

    “Del beneficiario de la condena” “…Su percepción supone que en su patrimonio personal deberá de incorporarse un crédito a su favor o de dinero, lo que a efectos del IRPF deberá de constituir una ganancia patrimonial que no se ve amparada por la exención regulada para las indemnizaciones, al no adquirir esta condición. En consecuencia, para su receptor en su declaración deberá de consignar una ganancia patrimonial en los términos expuestos en la normativa del IRPF….”

    El beneficiario de la condena en costas le supone recuperar el coste de abogado y procurador que ha abonado previamente, incluso puede suponerle una perdida si su abogado le ha cobrado por encima de lo que marca el colegio de abogados correspondiente porque la tasación de costas judicial aplica los criterios orientadores de los colegios, no veo por ningún lado que sea una ganancia patrimonial, sino que consigue recuperar el gasto de asistencia de abogado y procurador (total, si su abogado le ha minutado conforme a los criterios orientadores o parcial, si le ha minutado superando esos criterios orientadores, como bien sabemos, el abogado tiene libertad para fijar sus honorarios).

    Un cordial saludo, y corregirme si me estoy equivocando.

    • Estimado Florencio, gracias por seguir el blog de Sepín.
      Es el criterio mantenido por la Dirección General de Tributos en consultas núm. 0154-05, 0172-05, V0588-05, V1265-06, V0343-09, V0268-10, V0974-13, V2909-14, V3453-15 y V0767-16, entre otras al indicar que : “al tratarse de una indemnización a la parte vencedora, el pago (por parte de la entidad condenada en costas) de los honorarios del abogado y procurador en que ha incurrido el consultante, la incidencia tributaria para este último viene dada por su carácter restitutorio del gasto de defensa y representación realizado por la parte vencedora en un juicio, lo que supone la incorporación a su patrimonio de un crédito a su favor o de dinero (en cuanto se ejercite el derecho de crédito) constituyendo así una ganancia patrimonial, conforme con lo dispuesto en el artículo 33.1 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio (BOE del día 29): Son ganancias y pérdidas patrimoniales las variaciones en el valor del patrimonio del contribuyente que se pongan de manifiesto con ocasión de cualquier alteración en la composición de aquél, salvo que por esta Ley se califiquen como rendimientos.
      A la imputación temporal de las pérdidas y ganancias patrimoniales se refiere el artículo 14.1. c) de la Ley del Impuesto estableciendo que “se imputarán al período impositivo en que tenga lugar la alteración patrimonial”, circunstancia que en el presente caso se entiende producida en el período impositivo en que adquiere firmeza la sentencia que establece la condena en costas a la entidad financiera: período impositivo 2015, según resulta de lo expuesto en el escrito de consulta. En lo que se refiere a la integración de esta ganancia patrimonial, procede indicar que el hecho de no proceder de una transmisión de elementos patrimoniales conlleva la consideración de esta ganancia patrimonial como renta general (así lo determina el artículo 45 de la Ley del Impuesto), por lo que su integración se realizará en la base imponible general, tal como resulta de lo dispuesto en el artículo 48 de la misma ley.”
      Para más información puede contactar con nosotros a través del Servicio de Atención al Cliente en sac@sepin.es o en los teléfonos 902.33.88.00 // 91.352.75.51.
      Un saludo.

      • En mi ignorancia mas supina sobre el tema, pregunto.
        Fijado el criterio de Hacienda respecto del incremento de patrimonio para el vencedor del pleito y las consiguientes costas a su favor, no debería considerarse, bajo ese mismo criterio, el pago de honorarios a su abogado y procurador una disminución patrimonial, y por tanto repercutible en el impuesto de IRPF ?

        Un saludo

        • Estimado Enrique, gracias por seguir el blog de Sepín.
          Conforme lo preceptuado en artículo 33 de la Ley del IRPF (Ley 35/2006): “son ganancias y pérdidas patrimoniales las variaciones en el valor del patrimonio del contribuyente que se pongan de manifiesto con ocasión de cualquier alteración en la composición de aquél, salvo que por esta Ley se califiquen como rendimientos”.
          (…)
          No se computarán como pérdidas patrimoniales las siguientes:
          a) Las no justificadas.
          b) Las debidas al consumo.
          c) Las debidas a transmisiones lucrativas por actos ínter vivos o a liberalidades.
          d) Las debidas a pérdidas en el juego obtenidas en el período impositivo que excedan de las ganancias obtenidas en el juego en el mismo período. En ningún caso se computarán las pérdidas derivadas de la participación en los juegos a que se refiere la disposición adicional trigésima tercera de esta Ley.
          (…)”.
          Consecuentemente el pago de los honorarios por el beneficiario en las costas procesales -no confundir con el condenado a su abono- se califica por la Administración como “consumo” y no procede su imputación como pérdida patrimonial.
          Un saludo

  2. Considerar las costas como parte del reintegro indemnizatorio es de una ignorancia supina. Las costas son un reembolso de gastos que ha tenido la parte vencedora de lo abonado a SU abogado. Los daños y perjuicios están compuestos de daño emergente y lucro cesante, no de los gastos necesarios para recuperar cualquiera de ambos conceptos. Lo del Tribunal Supremo es, sinceramente, para darles de comer aparte. Un saludo.

    • Estimado José Luis, gracias por seguir el blog jurídico de Sepín.
      “Ignorantes ilustres” en cualquier caso, ya que entendemos que la calificación es referida al criterio de la Dirección General de Tributos y las resoluciones del Tribunal Supremo que respecto al tratamiento y calificación de las costas procesales mantienen.
      Un saludo.

  3. Un artículo interesante, muchas gracias. Me gustaría que aclararas un poco lo del IVA, que no he comprendido bien: si la parte ganadora no puede repercutir el IVA a la perdedora, ¿cómo es que la perdedora tiene que abonar el IVA? Me consta que no es una cuestión pacífica porque según en qué jurisdicción se incluye o no el IVA en la propia tasación. ¿Podría aclarar un poco mejor este extremo? Saludos

    • Estimada Paula, gracias por seguir el blog de Sepín, al menos intentaremos aclararlo.
      Tanto el procedimiento de tasación de costas como la determinación del importe para su aprobación pivotan sobre el mismo documento: la factura que el profesional emite a su cliente vencedor del pleito principal y que debe incluir IVA.
      Esta factura -con IVA- será la que en el procedimiento de tasación de costas determinará el IMPORTE SOLICITADO en concepto de COSTAS del proceso y justifica los gastos en los que el representado ha incurrido. En la fase de CUANTIFICACIÓN y APROBACIÓN de COSTAS sedes judiciales determinadas aplican el criterio de exclusión del IVA consignado en la factura. Este actuar es erróneo, ya que el resarcimiento de los gastos del vencedor en un pleito tiene que ser por el total abonado -aplicados los límites del Colegio- y la declaración de costas del proceso no puede producirse únicamente por el principal. Es en este punto donde se sitúa la discrepancia que comentas y las dudas generadas en el profesional.
      Finalizado el procedimiento de tasación de costas y aprobada la cuantía -con o sin IVA según criterio judicial- no resultará procedente la emisión de nueva factura por el profesional al condenado ni la inclusión del IVA sobre el pago efectuado, al determinarse por la Administración que su ingreso/abono no obedece a una prestación de servicios ni entrega de bienes sujeta al Impuesto.
      Para más información puede contactar con nosotros a través del Servicio de Atención al Cliente en sac@sepin.esmailto:sac@sepin.es o en los teléfonos 902.33.88.00 // 91.352.75.51. Un saludo.

      • Ahora sí, y estoy totalmente de acuerdo además en que lo correcto es la inclusión de la cantidad correspondiente al IVA dentro del importe de tasación (que, como bien ratificas, no siempre se acepta). Pero creo que ya tengo más claro lo que querías decir respecto de la factura.
        Muchas gracias, un cordial saludo

  4. Buenos días: iba a contestar al comentario de Florencio, pero ya se me ha anticipado SEPIN. Gracias.
    Para explicarlo de un modo quizás más sencillo y didáctico, para Hacienda las costas que obtiene el vencedor son ganancias patrimoniales, y como tales hay que declararlas. El vencedor dirá que es un mero reembolso a los gastos (anticipados) que tuvo con el pleito que ha ganado. Y así es. Pero, a no ser que sea profesional, comerciante o empresa, el litigante particular no tiene oportunidad de desgravar los gastos que tuvo por la defensa judicial, por lo que de cara a Hacienda no puede compensar sus gastos con las costas que recibe en concepto de reembolso; para Hacienda, los gastos vendrían a ser mero consumo, no deducibles (salvo para empresas y profesionales y en relación a sus actividades, obviamente), por lo que las costas se imputan al particular a ganancia patrimonial pura y dura. (Puede parecer injusto y pugnar contra la lógica, pero es la interpretación que viene sosteniendo la DGTrib. Dura lex, sed lex.)

    • Estimado Francisco Javier, gracias por seguir el blog de Sepín y por la aclaración.
      Efectivamente, Hacienda en el tratamiento de las costas califica como un ingreso de renta para el beneficiario, los honorarios abonados como un gasto de consumo por el cliente/representado y su ingreso como rendimientos de la actividad para el profesional, por lo que aplica la actual normativa del IRPF a las citadas calificaciones.
      Un saludo.

  5. Dices “el pago de las costas procesales comportará una pérdida patrimonial a computar en el período impositivo en que adquiera firmeza la sentencia condenatoria”.
    Pero ¿Y si se tasan e impugnan, que es bastante habitual, interviniendo el Letrado de la Administración de Justicia y corrigiéndolo en otro periodo impositivo distinto de cuando la sentencia adquiere firmeza?
    Y, otra duda ¿si se tasan y queda en “suspenso” su devengo porque el condenado tiene reconocido beneficio de justicia gratuita, …hasta que venga a mejor fortuna?
    Tema muy interesante
    Un saludo, Samuel.

    • Estimado Carlos, gracias a ti por seguir el blog Jurídico de Sepín.
      Conforme con lo preceptuado en el artículo 14.1.c) de la Ley del IRPF (35/2006) las ganancias patrimoniales se imputarán al período impositivo en el que tenga lugar la alteración patrimonial, que en el caso de una condena en costas se entenderá producida con la firmeza de la sentencia y finalización del procedimiento de tasación de costas mediante la correspondiente cuantificación. Esta regla será igualmente de aplicación en el caso de una mejor fortuna del beneficiario del derecho a justicia gratuita debiendo imputar la ganancia, en caso de producirse su abono, al período impositivo en que la sentencia adquirió firmeza.
      Un saludo.

  6. Buenos días de nuevo, muchas gracias por las contestaciones, tanto de SEPIN como de los compañeros, sobre todo de Francisco Javier Ruíz-Ayúcar que ha sido muy ilustrativa, la verdad que con tu explicación me ha quedado totalmente aclarado el asunto, aunque no doy crédito y me parece totalmente injusto el criterio de la DGTrib., entiendo que lo hace con un mero afán recaudatorio, recayendo además sobre el cliente particular, el ciudadano.

    A ver como le explicamos esto a los clientes particulares, no le hará mucha gracia a ninguno.

    Un cordial saludo.

    • Estimado Florencio, agradecerte nuevamente la partición y aportación en el blog Jurídico de Sepín.
      Habrá que acogerse a que el pleito principal está ganado (…!) y es consecuencia lógica del buen resultado.
      Un saludo.

  7. Buenos días:

    Una pregunta más respecto de la condena en costas y de la factura que emite el profesional en cuestión (abogado o procurador). Dado que, en la vida real, los honorarios muchas veces no se cobran hasta que la parte contraria no pague las costas, ¿sería ajustado a derecho emitir una factura-proforma a efectos de la cuantificación de condena en costas y, a medida que se vayan cobrando los honorarios, ir emitiendo las facturas al cliente (es decir, la parte vencedora)?

    Gracias anticipadas.

    • Estimada Olga, gracias por seguir el blog Jurídico de Sepín.
      Debemos diferenciar los honorarios del profesional con las costas procesales, pues son de naturaleza y tratamiento jurídico distintos. Refiere el Tribunal Supremo (SP/SENT/358453) que en el procedimiento de tasación de costas no es requisito exigible el pago de la parte a su Letrado/a o Procurador/a para proceder a la cuantificación de las costas y, en consecuencia, no puede vincularse al éxito del procedimiento la realización del pago de los citados servicios. En consecuencia, la forma de facturar afectará en la imputación y declaración de los rendimientos de actividad del profesional, no en relación al importe de las costas que como beneficiario percibirá el representado en concepto de ganancias patrimoniales. Respecto a la posibilidad del empleo de una factura proforma en la tasación de costas indicar que el Tribunal Supremo (SP/AUTRJ/726432) admite esta posibilidad ya que no es la naturaleza de la minuta aportada para la tasación de costas un requisito exigible por la LEC. Para más información puede contactar con nosotros a través del Servicio de Atención al Cliente en sac@sepin.esmailtomailto:sac@sepin.esmailto:sac@sepin.es o en los teléfonos 902.33.88.00 // 91.352.75.51. Un saludo.

  8. Buenas tardes.
    Entiendo que en el caso de un procedimiento en el que el letrado es al mismo tiempo demandante, y gana el procedimiento, el ingreso ya lo declara en el trimestre correspondiente, y no deberá hacerlo en la declaración anual. ¿No es así?.
    Gracias y un cordial saludo.

    • Estimado José, gracias por seguir el blog jurídico de Sepín.
      El Letrado que se representa a sí mismo en un proceso podrá imputar la cuantía de las costas percibidas como rendimientos de la actividad. Al efecto indicar que se trata de una prestación de servicios no sujeta a IVA, conforme criterio de la Dirección General de Tributos (SP/DGT/17274). Para más información puede contactar con nosotros a través del Servicio de Atención al Cliente en sac@sepin.esmailtomailtomailto:sac@sepin.esmailtomailto:sac@sepin.esmailto:sac@sepin.es o en los teléfonos 902.33.88.00 // 91.352.75.51. Un saludo.

  9. Buenos días.
    Interesante artículo. Me gustaría incidir algo más sobre la cuestión de la imputación de la ganancia patrimonial para el vencedor del proceso o beneficiario de la condena, en este sentido se entenderá producida con la firmeza de la sentencia. Pero qué ocurre cuando se inicia un procedimiento de tasación de costas para fijar su cuantía y la resolución tiene lugar al año siguiente??? Cuándo se debe imputar ??
    Y por otro lado, si el condenado al pago de las costas no procede al pago ???
    Muchas gracias. Un cordial saludo.

    • Estimada María José, gracias por seguir el blog Jurídico de Sepín.
      En ambos supuestos la imputación de la ganancia deberá realizarse al ejercicio de firmeza de la sentencia de cuantificación de las costas. En el primero de los supuesto al encontrarse en tramitación el procedimiento de tasación y cuantificación de costas la firmeza aun no se ha producido, por lo que las costas “no existen”. Distinto es el supuesto en el que no se produce el pago o se realiza en ejercicio fiscal distinto al que adquiere firmeza la sentencia de cuantificación de las costas.
      Conforme el artículo 14 de la Ley del IRPF la imputación de la citada ganancia patrimonial por el beneficiario de las costas deberá efectuarse en el ejercicio de firmeza de la sentencia. Para más información puede contactar con nosotros a través del Servicio de Atención al Cliente en sac@sepin.es o en los teléfonos 902.33.88.00 // 91.352.75.51. Un saludo.

  10. Es una lástima que la dirección general de tributos considere un incremento patrimonial la recuperación de unos gastos judiciales. Si la legilslacion fuera más justa dicho la consecuencia de dicho incremento también lo tendría que soportar la parte condenada en costas

  11. En el caso de procedimientos con beneficio de justicia gratuita, cómo se computaría? es decir, si el beneficiado por la condena en costas ha actuado con abogado y procurador de oficio, realmente él no ha pagado nada y las costas tampoco debe percibirlas él puesto que deben ser para los profesionales del turno de oficio (que, a su vez, deberán devolver a la Administración lo cobrado de esta), qué sucede entonces? quién debe declarar y qué debe declarar? me he encontrado en supuestos en que, en el Juzgado, te aceptan entregar el mandamiento de cobro directamente a los profesionales, en otros casos, sin embargo, se lo entregan a nombre del cliente y este lo cobra y te lo tiene que pagar a ti (o al menos, en teoría, puesto que en la práctica ese dinero “desaparece” y nunca llegas a percibirlo).

    Gracias de antemano por la respuesta.

    • Estimada Verónica, gracias por seguir el Blog Jurídico de Sepín.
      Según la DGTrib. el importe de las costas debe calificarse como indemnización a la parte vencedora del pleito es decir que pertenecen al cliente y no al pago a los profesionales que prestaron su representación durante el juicio, en consecuencia deberán imputarse como ganancia patrimonial en la declaración de los clientes ello con independencia a la persona que ejercite su cobro mediante el correspondiente mandamiento de pago. Las relaciones cliente/minuta/factura de prestación de servicios/asistencia jurídica gratuita obedecen a un distinto tratamiento, en este caso su calificación será como rendimientos de actividad y su declaración corresponderá al profesional. Para más información puede contactar con nosotros a través del Servicio de Atención al Cliente en Sac@sepin.es o en los teléfonos 902.33.88.00 // 91.352.75.51.

  12. Dado el criterio de la DGTrib si ya he cobrado/facturado mi minuta del cliente, a la hora de presentar minuta al Juzgado para la tasación de costas, entiendo no deberé de numerarla de nuevo, como si de nueva minuta mia se tratase, ¿verdad? Pues no son mis honorarios sino la ganancia del cliente vencedor en costas.

    • Estimado Ignacio, gracias por seguir el blog Jurídico de Sepín.
      Habrá que acudir al pacto con el cliente para determinar quien es el beneficiario del exceso producido por una tasación mayor que los servicios facturados y la procedencia de una factura rectificativa. Para más información puede contactar con nosotros a través del Servicio de Atención al Cliente en sac@sepin.es o en los teléfonos 902.33.88.00 // 91.352.75.51.

  13. Me gustaría su opinión sobre un aspecto relacionado con esta cuestión.

    Su artículo y los comentarios consideran la condena en costas como una ganancia patrimonial para el vencedor según criterio de la Dirección General de Tributos y las resoluciones del Tribunal Supremo (dura lex, sed lex). Y se vincula la imputación a una sentencia firme, es decir, ha de existir una controversia judicial y una cuantificación de las costas.
    Pero si el proceso finaliza por un acuerdo entre partes, no existe ni sentencia, ni condena, ni tasación de costas. Estaríamos ante una transacción judicial que el tribunal homologa y que da fin al proceso siempre que el tribunal entienda que no existen razones que lo puedan invalidar, por supuesto.
    En este caso si en el acuerdo alcanzado, una de las partes se compromete a restituir los gastos (abogado y procurador) en que ha incurrido la otra parte, entiendo que no es de aplicación para el beneficiado la consideración como ganancia patrimonial de esa restitución, dado que el componente indemnizatorio en el que la DGTrib basa su criterio desaparece.

    Gracias por su respuesta.

  14. Buenas tardes,
    aunque meses más tarde del último post, al tener conocimiento ahora de esta situación me lanzo a cuestionar.

    1.- La Dirección General de Tributos entiendo se escuda en la simetría fiscal de la ganancia patrimonial con la pérdida patrimonial entre las partes del proceso, no hace la simetría en cada una de las partes.
    Sin embargo, tal falta de simetría entiendo no resulta justificable en cuanto a que la diferencia de tratamiento fiscal provenga de un momento (firmeza de la sentencia) y no de la propia operación en su conjunto, por el más evidente principio de correlación ingresos y gastos.

    Decir que las costas se establecen con independencia de los pagos al abogado no se debería sostener, desde el mismo momento en que la cuantía y fundamento de la restitución viene referida expresamente a esos gastos previamente habidos.

    2.- Si el pago en costas se toma como indemnización a la parte vencedora del pleito es decir que pertenecen al cliente y no al pago a los profesionales que prestaron su representación durante el juicio, planteo la siguiente posibilidad:

    ¿ Se puede plantear al juez en el recurso, que las costas procesales devengadas pero no pagadas, en caso de ganar el juicio, se sentencien que vayan directamente al abogado??

    Es decir, entendiendo que el juez no entra en el tratamiento fiscal, y sí en el fundamento de la figura “condena en costas”, si acuerdo con mi abogado el no pagarle hasta el fín del proceso y el pago no se lo realizo yo sino directamente el vencido en virtud de la sentencia, se evitaría este incremento patrimonial fiscal irreal.

    Muchas gracias por la atención y el interés de este blog

    • Estimado Jesús, gracias por seguir el blog Jurídico de Sepín.
      Bajo ninguna circunstancia cabe considerar la condena en costas y el crédito que genera titularidad de los representantes legales en las actuaciones judiciales, siendo siempre titularidad del cliente (vencedor). En consecuencia, cualquier pacto con el Juzgador para que sentencie en sentido contrario, por la naturaleza resarcitoria de las costas procesales no será posible. Para más información puede contactar con nosotros a través del Servicio de Atención al Cliente en sac@sepin.es o en los teléfonos 902.33.88.00 // 91.352.75.51.

  15. Buenos días:
    La sentencia en costas es en el año 2014 y el pago en el 2016.
    Teniendo en cuenta que la consulta vinculante y el cambio de interpretación de la norma se produjo en abril de 2016.
    ¿Se debe declarar la cuantía de las costas? ¿En que año?
    Muy buen artículo.
    Gracias,

    • Estimado Fernando, gracias por seguir el blog Jurídico de Sepín.
      La ganancia patrimonial consecuencia de la condena favorable en costas procesales deberán declararse e imputarse en el período impositivo que adquiera firmeza la sentencia que las establece.
      Para más información puede contactar con nosotros a través del Servicio de Atención al Cliente en sac@sepin.es o en los teléfonos 902.33.88.00 // 91.352.75.51.
      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *