¿Se quebranta la prohibición de comunicación por dar a “me gusta” en el perfil de Facebook de la víctima?

Comparte en tus redes
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn71Share on Google+5Email this to someonePrint this page

Ignacio Bertolá Navarro

Director de Sepín Nuevas Tecnologías. Abogado

Como ya se ha comentado anteriormente en este blog, la forma de comportarse de la sociedad con la irrupción de las redes sociales ha evolucionado, lo que puede conllevar la comisión de infracciones penales a través de estas nuevas herramientas.

En esta ocasión, analizamos la reciente Sentencia de la AP Barcelona, Sección 20.ª, de 2 de mayo de 2016 (SP/SENT/867914), la cual llama la atención por confirmar la condena por la comisión del delito de quebrantamiento, impuesta por el Juzgado de Violencia sobre la mujer n.º 1 de Badalona, por dar a “me gusta” a varias fotografías en el perfil de Facebook de la víctima.

Yendo a los antecedentes de hecho, al acusado se le había impuesto la pena de prohibición de aproximación a menos de 300 metros de cualquier lugar en que se encontrase su expareja y de comunicarse con ella. A pesar de ser consciente de dicha pena, aquel accedió en varias ocasiones al perfil de Facebook de ella y le dio a “me gusta” a varias fotografías publicadas por ella misma. Ante esta conducta, la víctima le denunció por quebrantamiento de condena y el Juzgado de Violencia sobre la mujer le condenó en una sentencia ahora recurrida.

Llegados a este punto, la Audiencia Provincial desestima el recurso al estimar que dicha conducta entra en el concepto de comunicación, puesto que, en su opinión, el acusado, al acceder al perfil de la denunciante y darle al “me gusta”, lo hizo con la intención y pleno conocimiento de que llegaría y sería visto por esta, titular del perfil. En conclusión, considera que se trata de un mensaje dirigido a la misma, cumpliéndose lo establecido en el art. 48.3 CP: “La prohibición de comunicarse con la víctima, o con aquellos de sus familiares u otras personas que determine el juez o tribunal, impide al penado establecer con ellas, por cualquier medio de comunicación o medio informático o telemático, contacto escrito, verbal o visual”.

La defensa alega que la víctima debería haber bloqueado al acusado para que este no se pudiese comunicar con ella, pero el Tribunal considera que no se puede “hacer descansar en la denunciante la obligación de bloqueo o eliminación, pues es el acusado quién tiene la obligación legal de no comunicarse con ella y al hacerlo”.

Y es aquí, bajo mi punto de vista, donde está la clave del asunto: sin entrar a valorar quién debe bloquear a quién, si hay una sentencia que declara la prohibición de comunicación, ¿por qué las partes siguen siendo amigos en Facebook? ¿No debería haberse ordenado en la resolución judicial que cesasen de tener contacto en cualquier red social?

En las redes sociales se puede comunicar indirectamente. Por ejemplo, si publicas constantemente en Facebook fotografías, noticias o estados de ánimo, tus contactos lo verán y pueden darse por aludidos. Por tanto, existe un riesgo de comunicación que luego es posible que sea complicado probar. ¿No será más fácil ordenar que no haya relación “virtual” entre las partes? Efectivamente, es cierto que se prohíbe cualquier comunicación, pero creo que sería menos complicado cumplirlo si se tomasen medidas adecuadas a los tiempos que vivimos.

Comparte en tus redes
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn71Share on Google+5Email this to someonePrint this page

5 comentarios en “¿Se quebranta la prohibición de comunicación por dar a “me gusta” en el perfil de Facebook de la víctima?

  1. El problema es que, dependiendo de la configuración de privacidad que en este caso tuviese la víctima, es posible que el condenado pudiese acceder a su perfil e incluso darle “likes” sin la necesidad de ser amigos en Facebook. Es cierto que puede limitarse eso por la víctima, pero entra en juego el mismo razonamiento que hace la AP sobre el bloquear o no al condenado.

  2. Pues si que es fuerte que se haya condenado ex art. 468.2 Código Penal (CP)a quien simplemente pulso una tecla” me gusta” Según el titular de este blog el condenado era consciente de que le estaba prohibido aproximarse a la victima a menos de 300 metros y de comunicarse con ella. Pero cuando fue a pulsar la tecla para su “me gusta” viajara por las redes ¿era consciente de que pulsar la tecla estaba contraviniendo aquél mandato de NO poder aproximarse a la victima a menos de 300 metros ni de comunicar con ella? Creo que no era consciente y por eso pulsó la tecla. La mayoría de las sentencias que se han dictado sobre este tipo de conductas, refieren que para condenar ha de probarse (entre otros aspectos) que el sujeto agente actúo con “dolo especifico”. Por sólo citar una, refiero la de la AP de Jaén, de fecha 29 de septiembre de 2008. Pero en qué consiste el dolo ? Naturalmente ni al titular del blog ni a quien ya ha opinado, ni a los que puedan seguir haciéndolo, les digo nada nuevo si me refiero a qué consiste el dolo. Pero quizás a alguien le venga bien que lo haga. Ab nauseam, los tratadistas y los que no lo somos, nos hemos referido a este importante concepto, concepto que, naturalmente, no ha permanecido anclado en el tiempo, pues ha evolucionado, claro. Pero aun así me parece muy ilustrativo el concepto que sobre el dolo nos dio uno de los mejores penalistas que hemos tenido. Me refiero a Jiménez de Asúa (JA). Para JA el dolo consiste en la realización por el sujeto agente de la conducta típicamente antijurídica, con la conciencia de que está quebrantando un deber con convencimiento de las circunstancias del hecho y del curso esencial de la relación de causalidad entre las manifestaciones humanas y el cambio del mundo exterior, es decir, con la voluntad de realizar la acción y con representación del resultado que se requiere.
    Por otro lado el dolo que para el caso se precisa es el denominado especifico, entendiendo por tal la especial intención o la finalidad particular que el individuo se propone en concreto…

    Tras lo dicho me vuelvo a preguntar: Cuándo el condenado pulsó la tecla para que entrara en las redes su “me gusta” ¿ era consciente, quería, era su fin, contravenir la prohibición de no acercarse a su ex a menos de 300 metros y la de no comunicar con ella ? Creo que no era consciente y por eso pulsó…
    Así que para evitar temas como el que ahora nos ocupa, lleva razón el titular del blog: además de todo lo que dice el art. 48.2 CP también debería incluir expresa y claramente, la prohibición de “comunicar virtualmente o por las redes”.

    Saludos.

  3. En mi opinión la Sentencia no puede enumerar todos y cada uno de los medios por los que una persona puede contactar con otra: ¿señales de humo, paloma mensajera…?. Normalmente se suele poner, despues de manifestar varios, o cualquier otro medio. En todo caso, si bien es cierto que la víctima podría haber bloqueado, no es menos cierto que la continuidad de acceso al perfil de esta por parte del agresor (masculino impersonal tal y como manda la RAE que nadie se sienta aludido), indica un cierto grado de control e interés por saber de la victima, lo cual creo que es lo grave, por lo que el quebrantamiento no me parece mal. Una sentencia minima sería un aviso.

    • Buenos días, Bárbara: Puede que usted conozca la sentencia íntegramente y de ahí que hable sobre “la continuidad de acceso…” algo así como si nos dijera que no fue una sola vez la que el sujeto agente pulsó la tecla. Claro que se habla de varias fotografías, pero yo entiendo, a falta de mayor información (in dubio pro reo) que fue un sólo intro el que produjo el “desaguisado”. Y al hilo de todo esto (no quiero banalizar la cuestión) planteo lo siguiente: si de la persona en cuyo favor se establece la medida que nos ocupa, se publicara en la prensa e uno, o en varios días, noticias (por lo que sea) con o sin su fotografía y (estamos en un supuesto cuasi de laboratorio) y la noticia fuera digamos perjudicial para el/la, protagonista de la noticia periodística y el privado a la proximidad y contacto, escribiera al director del medio criticando lo publicado, ¿podría acabar la cuestión con condena al que se ha dirigido al medio para criticar la noticia? ¿No funcionaría la previsión “in fine” del art 3.1 del Código civil, sobre la interpretación teleológico o finalista de la norma, para saber si la norma es o no de aplicación?

      Buenos días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *