10 preguntas que deben plantearse ante un divorcio

Comparte en tus redes
Share on Facebook236Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn224Share on Google+4Email this to someonePrint this page

Gema Murciano Álvarez

Documentación Jurídica de Sepín. Mediadora familiar. Abogada

1. ¿Quiere lo mejor para sus hijos y que no les afecten las consecuencias del divorcio?

Los hijos suelen ser considerados las mayores víctimas de la separación. Su mundo y el hogar que hasta entonces habían conocido se vienen abajo sin que nadie les pida opinión.

Sus reacciones en forma de tristeza, ansiedad o mutismo, el grado de sufrimiento de cada niño, o los modos de asumirlos dependerá mucho de la edad, la personalidad del pequeño, y del contexto familiar (intensidad y duración del conflicto entre los progenitores, mudanzas, cambio de escuela, situación económica, etc.).

En mediación, a pesar de ser un procedimiento legal,  se consigue aflojar la tensión y el conflicto que genera una separación en los padres, de modo que pueden dar salida a sus emociones y poner el foco en el bien de los hijos, lo que favorece un entorno familiar y social menos hostil, minimizando las consecuencias emocionales que de esas situaciones se deriva.

2. ¿Necesita resolver la situación cuanto antes?

Alargar la situación cuando se ha tomado la decisión de divorciarse solo consigue hacer más dura la situación y aumentar el sufrimiento tanto para quienes viven el momento en primera persona, las partes, como para las personas que lo viven de cerca: los hijos, los familiares cercanos, etc.

Acudir a juicio, pese a los esfuerzos que se llevan a cabo, no suele ser rápido. La mediación puede conseguir que se logren preacuerdos mínimos en lo más urgente, con algunas pautas que se pueden ir readaptando según las necesidades, y en unas pocas horas, una vez que todos los participantes han acordado una fecha de reunión, lo que proporciona la seguridad necesaria para ir avanzando en el proceso sin añadir más problemas.

3. ¿Hay algún interés en mantener alguna relación con la otra parte (hijos, negocios, relaciones laborales…)?

Las batallas judiciales suelen perjudicar las relaciones personales que existían previamente y, en ocasiones, el procedimiento también afectará a las relaciones con terceros.

En mediación, las partes interesadas se sientan juntas y colaboran para encontrar una solución, por ello es más probable salvar esa relación.

4. ¿Preferiría mantener algún aspecto del divorcio de forma confidencial?

La mediación es completamente confidencial, como obliga el art. 9 de la Ley de Mediación 5/2012, de 6 de julio, y está respaldada por una declaración de las partes involucradas, que se comprometen a preservar dicha confidencialidad, por ello queda garantizada la discreción del conflicto tratado en el proceso.

5. ¿Es importante que conste alguna disculpa de la otra parte?

 Una disculpa implica el reconocimiento de la lesión con una aceptación de la responsabilidad. Dada la situación de vulnerabilidad de quien la efectúa, no suele darse con facilidad. No obstante, en mediación se crea el espacio óptimo para que se puedan producir.

6. ¿Es importante controlar el resultado del divorcio?

La vía judicial obliga a delegar la responsabilidad en un Juez, mientras que, en mediación y dentro de los márgenes de la Ley, son las partes quienes conservan el control de cualquier decisión para resolver sus diferencias.

7. ¿Hay algún aspecto que cree importante y que, tal vez, no será suficientemente discutido durante un juicio?

La mediación ofrece un espacio para tratar todos los asuntos que, sin ser el grueso del conflicto, sí inciden directa o indirectamente en él. Dado que se ofrecen respuestas personalizadas, son las partes las que deciden qué temas son importantes tratar para resolver el conflicto.

8. ¿Es posible que la eventual decisión del Tribunal sea difícil de aplicar?

A veces no es fácil cumplir las decisiones judiciales que se han dado para resolver un conflicto por varias razones, por ejemplo, por la falta de medios económicos. En mediación no existen las mismas dificultades porque se ofrece la posibilidad de resolver disputas de maneras distintas a las convencionales, sorteando esas circunstancias. Dado que el acuerdo se hace en colaboración con las partes involucradas, tiene una tasa de cumplimiento muy alta.

9. ¿Tiene suficientes medios de prueba para apoyar sus pretensiones ante un juicio?

En algunos casos, la decisión de un Juez puede ser diferente de la que pensábamos, y eso es debido a la imposibilidad de mostrar pruebas que argumenten nuestra petición. En esos casos la mediación puede ser beneficiosa para las partes, ya que no está limitada por la ley procesal.

El proceso judicial de familia tiene unas normas. Acota lo que debe resolverse de una forma muy rígida (básicamente uso de la vivienda, guarda y pensiones) y ateniéndose a lo que se pueda probar, sin entrar a valorar quién es el bueno o el malo, o quién ha soportado o sufrido más o menos. El Derecho de familia, por mucho que sea Derecho y de familia, llega hasta donde llega. Se dicta una sentencia y al día siguiente la familia la sigue.

10. ¿Tiene alguna duda sobre el resultado del juicio en algún aspecto?

Con la mediación, las partes conservan el control sobre cualquier decisión para resolver sus diferencias.

Comparte en tus redes
Share on Facebook236Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn224Share on Google+4Email this to someonePrint this page

8 comentarios en “10 preguntas que deben plantearse ante un divorcio

  1. La mediación, en todas sus facetas, es una invención para descargar de trabajo a los Tribunales.
    Es decir, pagamos dos veces una con nuestros impuestos y otra en la mediación.
    En la mediación, si no se llega a un acuerdo (que es lo normal puesto que, en el fondo, lo que importa son los intereses económicos) solo ha servido para vaciarte un poco más el bolsillo y alargar el asunto pues al final tendrás que acudir a la vía Judicial donde, habitualmente sobre todo si eres hombre, tampoco vas a obtener Justicia.

    • Estimado D. José Manuel, le agradecemos la lectura de este blog y lamentamos no coincidir con el enfoque que sugiere.

      En sociedades evolucionadas, la mediación surge como necesidad de hacer frente al gran coste que tiene el inicio de la vía judicial, no sólo en tiempo, demoras de varios años, sino en el plano económico. Con esta filosofía se cogen técnicas de Negociación, de Psicología, de Derecho y se configura una herramienta perfeccionada, principalmente en EEUU en la década de los 60 del siglo pasado. En la actualidad americana, los mediadores alcanzan sueldos de 800$/hora. Si se hubiera demostrado que no fuese efectivo, estarían muy lejos de esa remuneración.

      Por otro lado, en Europa, hay una recomendación del Consejo de Europa del año 1998 sobre la utilización de la mediación familiar, herramienta que se ha introducido en todos los ordenamientos de nuestro entorno, siendo los países del norte de Europa dónde está teniendo más desarrollo.

      El fin de la mediación es resolver conflictos, que ¿eso hace que se descargue de trabajo a los Tribunales?, es cierto, pero es un efecto colateral, como el ahorro emocional, el ahorro económico, el restablecimiento dele diálogo y por ende de las relaciones…, pero la misión principal es resolver conflictos.

      Si nos centramos en el plano económico, la mediación supone un ahorro para quién la utiliza y por extensión para todos los que colaboramos pagando impuestos. No sería la primera vez la denuncia que se hace porque uno de los progenitores corta el pelo al hijo, o se retrasa en la “entrega”, o el vecino ha puesto una tela en su terraza, ¿Ha pensado en lo cuesta poner la maquinaria judicial por esos asuntos, todos los sueldos y tiempo de todas las personas implicadas en un estrado?. Sobre este particular, le adjunto un par de sentencias ilustrativas de ejemplo:

      Juzgado de 1.ª Instancia Barcelona, n.º 52, de 26 de enero de 2015
      Multa a una aseguradora por abuso del proceso al sostener un litigio por 402,75€ ante los Tribunales, cuando el coste público del mismo es mucho mayor de lo que se reclama, y existen otras vías, como la mediación para solucionar las controversias

      Juzgado de 1.ª Instancia Granada, n.º 18, de 11 de noviembre de 2015.
      Con carácter previo a la admisión a tramite de la demanda, se debe acudir a la sesión informativa de mediación, dada la escasa cuantía del procedimiento, 59€, al ser un abuso del proceso que incluso pudiera dar lugar a responsabilidad

      La piedra angular de la mediación es la voluntariedad de participar, si hay motivos espurios por alguna de las partes, no va a funcionar, porque pretenderá o dilatar el proceso, o buscar la desestabilización de la otra parte. Y durante la mediación se busca encontrar los intereses de cada parte y como satisfacerlos. Luego si las peticiones de una parte se ven satisfechas, aunque no sea como hubiera previsto en un primer momento, estamos hablando de algo justo, lo que se supone que es la Justicia. Como ya comenté el Derecho es el que es, y el Juez tiene que aplicar la Ley.

      Atentamente

  2. Excelente reseña, ajustada a lo que se trata, mediación familiar en crisis matrimoniales; eso sí, siempre y cuando las partes se muestren propicias.

    En materia de relaciones de familia desde luego que siempre hay que propiciar el encuentro, la vía negociada y el acuerdo entre partes; en este ámbito es más crucial no dejar la decisión en manos de otros. Aun cuando se pueda ser crítico con la efectividad de la mediación para otras situaciones patológicas (un inquilino o un firmante de un pagaré que no pagan deliberadamente poca posibilidad de solución amistosa ofrecen) en el ámbito del derecho de familia en general la mediación SI puede servir en muchos casos, evitar disputas comunes y descargar de trabajo a los tribunales -con mayor rapidez para las partes-. Y las preguntas del test bien pueden servir para perfilar, como indicio, si sería viable explorar esa vía.

    • Estimados amigos, le agradecemos la lectura de este blog, y que le pueda servir de ayuda. Coincidimos con usted que en el ámbito familiar la mediación familiar es una gran aliada. Como bien apunta, la voluntariedad es uno de los pilares que sustenta esta herramienta, que no resulta eficaz, cuando se quiere utilizar de forma dilatoria o espuria.

      Atentamente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *