Sobre la absolución de César Strawberry, cantante de Def Con Dos, por sus comentarios en Twitter

Comparte en tus redes
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn33Share on Google+5Email this to someonePrint this page

Ignacio Bertolá Navarro

Director de Sepín Nuevas Tecnologías

Esta semana hemos conocido la Sentencia de la Audiencia Nacional que absuelve al artista del delito de enaltecimiento del terrorismo y humillación a las víctimas del que estaba acusado por las manifestaciones vertidas en la red social Twitter.

Respecto al fondo del asunto, el fiscal pedía una condena de 20 meses de cárcel por seis comentarios en Twitter que el cantante justificó en la crítica social y política y que dijo haber lanzado con humor e ironía.

En la resolución, los Jueces consideran que las manifestaciones vertidas en Twitter por el cantante no encajan en lo que constituye una apología del terrorismo ni provocan el discurso del odio. Cabe destacar que han tenido en cuenta la trayectoria profesional de Strawberry y de su grupo musical, ya que, después de analizar su obra, el Tribunal llega a la conclusión del tono irónico, provocador y sarcástico que utiliza en la letra de sus canciones. Además, tiene en cuenta su actitud pública contraria al terrorismo de ETA a lo largo de los años.

Es recomendable leer la argumentación relativa a cada tuit que se hace en el Fundamento Jurídico Tercero, donde analiza el sentido de la ironía y el humor negro y su relación con cada publicación.

En este supuesto ha sucedido algo parecido al conocido como el “caso Zapata”, en el que el concejal de Ahora Madrid fue acusado por los mismos delitos debido a unos tuits sobre Irene Villa y otras víctimas del terrorismo y cuyo final, de momento, es el mismo, ya que también se decretó la absolución.

Y digo “de momento” porque la sentencia que absuelve a Strawberry será recurrida por la Fiscalía y, respecto al concejal, la Audiencia Nacional ha reabierto la causa por tercera vez. ¿Finalmente habrá una sentencia condenatoria en alguno de estos dos casos? Yo, personalmente, lo dudo, ya que aquí la libertad de expresión debería imperar. Aunque estos comentarios sean desacertados, creo que no debe criminalizarse ni politizarse con todo lo que sucede en las redes sociales y, en este caso, hay un marcado “humor negro”.

De todas formas, el problema, bajo mi punto de vista, está en el fondo: en las redes sociales se están cometiendo delitos como consecuencia de comentarios inadecuados, la libertad de expresión no es infinita y no puede utilizarse para vejar, injuriar ni calumniar a otras personas. Afortunadamente, ya hay sentencias condenatorias al respecto, pero creo que debe haber más concienciación y educación desde la base.

Otro aspecto que debo destacar de la sentencia absolutoria del cantante de Def Con Dos, y que creo que es muy relevante, es lo concerniente a la vigilancia que realiza la policía en las redes sociales en busca de actividades delictivas.

En la resolución, el tribunal denomina “lugar público” a las redes sociales y las equipara a las calles y vías públicas. ¿Realmente es lo mismo? ¿Es igual patrullar una ciudad que revisar el Time Line de Twitter y controlar las opiniones de los ciudadanos?

En concreto, en la Sentencia se afirma lo siguiente: en el ejercicio de las funciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, “nada les impide realizar servicios de vigilancia y observación por las calles y por cualquier tipo de lugares públicos, incluidas las redes sociales públicas (…). No es necesaria una denuncia previa para que la Policía actúe contra los comportamientos delictivos que observa en un lugar público, sea real o virtual”.

En conclusión, esta sentencia avala la vigilancia “de oficio” de las redes sociales por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Así que, como consejo, recomiendo pensar y recapacitar varias veces antes de publicar cualquier comentario en una red social.

Comparte en tus redes
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn33Share on Google+5Email this to someonePrint this page

One thought on “Sobre la absolución de César Strawberry, cantante de Def Con Dos, por sus comentarios en Twitter

  1. Toda sociedad tiene distintos medios de sanción de conductas que ella considera incorrectas. La última, por más enérgica, es la penal que se califica como “ultima ratio” algunos de cuyos delitos solo son perseguibles a instancia de parte; la sanción civil es menos grave y también la administrativa, Muy por debajo están las sanciones sociales; retirar el saludo, el trato social o el negocial, etc. La Educación en el respeto Ciudadano en la escuela pública nivelaría las deficiencias en la intolerancia que reciban los niños dentro de su ámbito familiar. Es peligroso criminalizar los pecados. El pecado de deseo puede llevarnos al infierno pero el delito de deseo no puede llevarnos a la cárcel. El odio nos llevará al infierno pero no es un delito; sí el daño producido haya o no odio; la avaricia también nos llevará al infierno pero no es delito, pero sí ciertas ventas de preferentes, de acciones de bancos, de hipotecas con clausulas suelo o con deficiente o casi nula información notarial que “legalizan” muchos desahucios. Ser lenguaraz no es un delito y sólo en condiciones extremas podrías serlo. Si la sociedad premia al lenguaraz la acción punitiva debe ir más allá de los autores materiales del art. 27 CP a los miles de autores inductores del art. 28 CP y a los mucho más numerosos cómplices del art. 29 CP que el Ministerio Fiscal no persigue. La actividad de “diablo cojuelo” de la policía en las redes debe concentrarse en delitos, no en pecados. Y en este octogésimo aniversario de lo que “nunca debió existir” no volvamos a distinguir entre el menosprecio a un “j….. cojo” del hecho a un “caballero mutilado”; ninguno de los primeros, con generosa cosecha en las Cortes reiterada en ciertas televisiones y periódicos por los mismos diputados, nunca las detecta el Ministerio Fiscal pese a ocupar portadas de periódicos a varias columnas. La justicia ¿es o no igual para todos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *